Parecía que el Kirolbet Baskonia tenía el encuentro controlado. Vencía por 13 puntos al descanso y recién salidos de vestuarios conseguía su máxima renta de 17 puntos frente al Unicaja. Pero el equipo malacitano no había dicho su última palabra.

De la mano de un acertadísimo Josh Adams con 23 puntos y 5 triples y la contribución de Carlos Suárez (17 de valoración) los de Casimiro consiguieron igualar el encuentro y lograr su primera ventaja en el marcador… ¡a 12 segundos del final! Lo hacían, como no, con un triple de Adams que ponía un punto de ventaja.

En la jugada posterior Shengelia volvería a poner por delante al Baskonia pero todavía quedaba un héroe inesperado más por aparecer en el Buesa Arena. Jaime Fernández, sin anotar durante todo el encuentro y en -6 de valoración (0/4 en tiros y 5 pérdidas) sacó la falta a Pierria Henry y no fallaría desde el 4.60 para dar la victoria al Unicaja por 77 a 78.

Tras el encuentro Perasovic habló en rueda de prensa sobre la última falta señalada sobre Jaime y sobre la labor de su equipo:

La última falta me parece pitada con muchísimo rigor: Si eso es falta cada contacto es falta. Ha sido una falta que decidió el final pero no me quiero escudar en eso.

Creo que ha sido una derrota bastante dura por cómo se ha producido. Tras tener dominio primer cuarto, tras el tercer cuarto ha sido igualado donde nosotros hemos salido como perdedores. Nuestro segundo tiempo ha sido malo a nivel de concentración y defensa. La derrota es justa cuando juegas mal.

“Es la verdad, se han confiado. Los jugadores en el tercer cuarto no estaban bien, los importantes y ahí empezó la caída del equipo“.