Otro panorama. Otra ilusión.

El RETAbet.es GBC parece haber pasado del pesimismo absoluto a una esperanza que, aunque aún moderada, invita a sonreír. Con tres victorias en los últimos cinco encuentros los vascos miran la salvación con otros ojos. Su base Pedro Llompart pasó por los micrófonos de ‘Radio Marca Donostia’ para analizar la situación, diferente al inicio de temporada.

“La cosa tiene otra pinta pero la realidad es la que es, hemos de estar muy centrados porque tenemos por delante un camino muy complicado. Nos hemos enganchado a la Liga, el partido del domingo era una final. Si somos capaces de sacar al menos uno de los dos que nos quedan para llegar a la segunda vuelta, encararemos lo que queda con posibilidades. Hace poco estábamos muy, muy descolgados”.

“El equipo ha cambiado. Las dos incorporaciones han sido fundamentales. La primera victoria nos desbloqueó, eso hace que trabajes con más tranquilidad y eso hace que vayamos mejorando todos. Individualmente, cada uno por su lado, es un equipo malo. Pero unidos somos capaces de hacer cosas importantes. Y eso lo tenemos claro. La salvación va a ser un logro importante y la vamos a conseguir. Los equipos que no consiguen formar grupo no consiguen objetivos, la química del grupo está muy por encima de cualquier individualidad”.

“Lo primero que nos dijo [Porfirio Fisac, nuevo técnico] es que no eramos tan malos como parecíamos. Que dentro llevábamos mucho baloncesto y que él nos haría sacarlo, que estuviésemos centrados en trabajar y seguir lo que él proponía. Él ha encontrado la fórmula y nosotros estamos trabajando. Porfi es un tío muy impulsivo y posiblemente nos ha impregnado eso, pero también teníamos hambre con Jaume Ponsarnau, lo que pasa que esa primera victoria no llegó y estábamos demasiado bloqueados. Ni mucho menos creo que la situación era culpa de Jaume”.

El récord en los últimos cinco partidos es de 3-2. Las sensaciones son muy positivas y la esperanza está de vuelta. Al menos por volver a competir, pelear por eludir uno de los dos últimos puestos de la tabla. Pero, para llegar a esas victorias, ¿qué ha cambiado realmente? ¿por dónde ha pasado la progresión?

Según recoge la estadística avanzada, extraida del portal ‘Baloncesto Stats’, en las últimas cinco jornadas los guipuzcoanos han pasado de tener el peor diferencial de puntos anotados/recibidos de toda la Liga, el llamado net rating si se ajusta a 100 posesiones, a mostrar el séptimo mejor de la Liga Endesa en ese tramo.

GBC1

¿De dónde nace ese crecimiento? De lograr hacer bien muchas pequeñas cosas. Las últimas cinco jornadas también muestran progresión en elementos esenciales.

En primer lugar, el porcentaje efectivo en tiros, que computa lanzamientos de dos y tres puntos, ha crecido tres puntos, pasando del penúltimo lugar a estar a menos de medio punto porcentual del top 10 de la Liga Endesa. También el rebote defensivo ha mejorado, aunque sigue siendo un punto a depurar. Un crecimiento del 2% en el volumen de capturas sobre el total hace pasar al equipo del decimosexto puesto en toda la temporada… al decimotercero en el tramo de los últimos cinco duelos.

Por último, pero quizás el más valioso, se encuentra el asunto de las pérdidas de balón. La diferencia es abismal comparando la media de todo el curso con los últimos cinco encuentros. El RETAbet.es GBC ha pasado de ser el cuarto equipo con mayor volumen de balones perdidos de toda la Liga… a ser el que mejor cuida el balón en los últimos cinco partidos. Menos errores no forzados, menos transiciones para el rival… menos oportunidades de ser castigado de forma directa.

GBC2