¿Cómo pasa un equipo de perder 8 partidos seguidos a ganarle al campeón de la Copa del Rey? ¿Cómo pasa uno de los peores ataques de la Liga Endesa a anotar 226 puntos en dos jornadas consecutivas batiendo marcas de hace 29 años? ¿Cómo pasa un equipo de la zona media en acierto exterior a meter 20 triples en un partido?

Esas son las preguntas que se hacen estos días los aficionados a la Liga Endesa y del UCAM Murcia. Un equipo diseñado para cotas más altas que se veía envuelto de lleno en la lucha por la permanencia y que también decía adiós a sus opciones en la Basketball Champion League. Pero ha resurgido de sus cenizas de la mano de Sito Alonso y sin excesivos retoques en su plantilla.

Las diferencias entre la primera vuelta de la temporada y la actualidad es que el UCAM Murcia arrancó la 18/19 con Marcos Delía en el pívot y la va a terminar con Luka Mitrovic, un jugador más habituado a labores en el puesto de ala-pívot. También se añadió Dino Radoncic en el puesto de alero aunque el grueso de la plantilla sigue siendo el mismo. Lo que ha cambiado con Sito Alonso es la forma de utilizar los recursos a su disposición.

El UCAM Murcia ha apostado sin tapujos por un ataque ligero, incisivo hacia el aro y con una total disposición al lanzamiento exterior. Con un jugador como total generador y con libertad absoluta (Askia Booker), Sito ha diseñado un entramado en el que cada uno de los jugadores sabe su papel en el juego y lo ejecuta a la perfección. Un planteamiento que ha desarrollado en su máximo esplendor con la lesión de Kevin Tumba y la necesidad de adaptarse. La excusa perfecta para subir las apuestas.

El mejor ejemplo de lo que es el club murciano en la actualidad lo encontramos en la carta de tiro de su último partido en la Liga Endesa frente al Movistar Estudiantes.

Una perfecta composición de triples y tiros de alto porcentaje a no más de 2-3 metros del aro. Tan solo un solitario lanzamiento de Charlon Kloof desde la cabeza de la bombilla “ensucia” este lienzo perfecto para la ciencia del sabermetrics en el baloncesto, esa que recomienda olvidar la media distancia y potenciar los tiros en área restringida y el lanzamiento exterior para obtener la mayor productividad posible en el ataque.

Frente al Movistar Estudiantes fueron 110 puntos pero en los 116 que anotaron ante el Tecnyconta Zaragoza, con el récord del club de 20 triples, el dibujo fue prácticamente idéntico.

El aumento de la productividad ofensiva en el UCAM Murcia es una realidad y algo curiosamente cosechado desde una carencia. Con Cate como único jugador sin rango de tiro exterior, Sito ha utilizado la lesión de Tumba como una apuesta para poner en pista quintetos en los que los 5 jugadores pueden anotar desde la línea exterior e incluso algunos momentos en los que Ovie Soko con apenas 2.01 ejerce de pívot con Rudez más cómodo en la línea exterior. Dos reboteadores desde el 3 como Rojas y Radoncic palían la falta de centímetros bajo los aros y dan rienda suelta a un ataque repleto de espacios.

Sin embargo, la apuesta por este estilo por parte de los murcianos no siempre ha sido tan clara aún con Sito Alonso en el banquillo. La mejora se empezó a notar tras el parón de la Copa del Rey, justo en el momento en el que el equipo toca fondo tras perder contra Cafés Candelas Breogán. Aquel día su carta de tiro refleja mucha mayor heterogeneidad en los lanzamientos, todo lo contrario que en los éxitos recientes. Sin ese tiempo para trabajar e instaurar las nuevas ideas sería imposible alcanzar un nivel tan eficiente.

¿De dónde surge este diseño ofensivo? A pesar de que el estilo de los pimentoneros les haya dado buenos resultados en los últimos partidos hay un equipo, al otro lado del Atlántico, que lleva varios años siendo pionero en lo relativo a la ejecución ofensiva… y llevando ese estilo al extremo durante esta temporada 18/19.

La carta de tiro de los Houston Rockets, abandonando por completo el tiro de media distancia, es el perfecto ejemplo del baloncesto moderno. Hacer el campo lo más amplio posible para que los desequilibrios individuales concedan oportunidades bajo canasta o tiros de 3 con ventajas. Algo que explicaba perfectamente Andrés Monje en su pieza sobre Houston y la NBA moderna.

Harden encabeza un sistema de ataque basado en tres pilares, todos ellos asociados al ritmo (altísimo), espacio (amenaza exterior) y formatos perimetrales (con un solo interior): su gestión del pick&roll, el desequilibrio individual propio que genera ventajas colectivas y la ejecución de los roles concretos de sus compañeros.

En el caso murciano es Askia Booker el que aparece como cabeza visible de su ataque. La mayoría de los ataques arrancan en sus manos con transiciones rápidas, juego veloz a través del pick&roll incluso con la defensa descolocada y aprovechamiento de los espacios gracias a los formatos perimetrales. Los murcianos llevan la apuesta más allá al jugar con un 5 que puede espaciar el campo en lugar de con un Capela o Nene Hilario.

Precisamente en ese puesto de 5 reside una de las grandes virtudes de este UCAM Murcia y piedra angular para que todo este entramado pueda funcionar: Luka Mitrovic. De 4 puntos, 3.1 rebotes, 0.7 asistencias y 5.3 de valoración (7 primeros partidos) a 13 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias y 22 de valoración en los dos últimos. Mitrovic dota a los universitarios de un segundo base en las jugadas de pick&roll desde las que se generan buena parte de su ofensiva. Compensa su falta de centímetros para la posición con la movilidad, inteligencia y capacidad de pase propias de un jugador de Euroliga.

Desde poste alto, poste bajo o en continuación es perfectamente capaz de producir para los compañeros aprovechando las ventajas y tomando decisiones adecuadas. Booker o Doyle son las principales armas ofensivas a la hora de finalizar pero el filtro de Mitrovic es el que alimenta a los tiradores de lado débil o a las continuaciones de un Radoncic que está creciendo a su lado. Es el faro que alumbra toda la ofensiva murciana y con el que acumulan un +41 en los dos últimos partidos.

¿Serán capaces los murcianos de mantener esta apuesta hasta el final de la temporada manteniendo su efectividad? Por lo pronto la baja de Kevin Tumba no ha hecho acelerar las máquinas en la búsqueda de un pívot y se han reforzado… con otro base. El cuarto en plantilla contando a Booker, Kloof y Alberto Martín. Un Manu Lecomte que tanto en NCAA como en G-League ha promediado por encima del 40% en triples. Otra arma para el UCAM Murcia, otro peón para el tablero de Sito Alonso.

ACB Photo / J. Bernal