De su talento nadie puede dudar. Clave en los éxitos de la generación del 93′ por Europa con la selección española, Jaime Fernández (1.86 m) es una de las últimas promesas que desde sus categorías inferiores ha pasado a tener un papel importante en el primer equipo del Tuenti Móvil Estudiantes. Un papel que, sin embargo, ha disminuido desde la abultada victoria del conjunto colegial ante el Club Baloncesto Valladolid, a mediados de febrero. Desde aquel partido ha pasado de jugar 17.2 minutos a solamente 4.5 por partido, quedándose sin pisar el parqué hasta en tres ocasiones.

Su último mes y medio probablemente sea el más negro desde que viste de azul. Lo cierto es que sorprende lo ocurrido, ya que sin saber el porqué ha pasado de ser un habitual a un olvidado. En este último mes y medio su lugar ha pasado a cubrirlo Andrés Miso, que en los últimos siete encuentros del equipo de la capital de España acumula 140 minutos (20 por partido).

Quino Colom (base titular), por su parte y curiosamente, también está participando menos en los últimos partidos. De jugar una media de 24 minutos en las primeras 19 jornadas a jugar ‘solamente’ 17 minutos.

No obstante, Jaime está pasando inadvertido en el Ramiro del Maeztu a consecuencia de la buena racha que acumulan los de Txus Vidorreta, que de estar en el penúltimo lugar de la clasificación por delante del Club Baloncesto Valladolid han pasado a ser 15º situándose a dos victorias (y con el ‘basketaverage’ ganado) de la Bruixa d’Or Manresa, equipo que a día de hoy acompañaría al Club Baloncesto Valladolid a la liga Adecco Oro.

Con Jaime y Fran Guerra ‘off’ en el primer equipo, el único canterano que brilla en la actualidad es el hispano-brasileño Lucas Nogueira, clave en los últimos buenos resultados del equipo.