El fichaje de Lamar Odom por el Laboral Kutxa está dando la vuelta al mundo desde antes incluso de concretarse. Un tweet de Marc Stein acabó por encender una mecha imparable, que ha convertido a Lamar Odom en Trending Topic mundial y a Vitoria, en tendencia en España. Ahora el fichaje ya es oficial. Odom llegará mañana a la ciudad vasca y podría debutar este próximo fin de semana.

Es un movimiento de enormes magnitudes. Hablamos del fichaje de un tipo con más de 1.000 partidos NBA a sus espaldas y con dos anillos. Casi nada. La duda está en saber cómo llega. No ha jugado en toda la temporada. Estaba recuperándose de su adicción al crack, de su divorcio y de su sobrepeso y preparaba su vuelta a la NBA para enero. Regresó a su ciudad, Los Ángeles, en diciembre, después de dos semanas de trabajo intensivo en Rhode Island (sin contacto físico, eso sí) con Rob McClanaghan, preparador de Kevin Durant, Derrick Rose y Kevin Love, entre otros jugadores.

En diciembre, Ken Berger citaba a fuentes próximas a su recuperación: “Aún no está listo“. En un estado aceptable, es uno de los mejores de Europa. Su condición física le hará posiblemente como un 4 en Europa, o incluso un 5. Eso sí, no olvidemos sus dos últimas temporadas en la NBA. Llenas de turbulencias, sí, pero muy lejos de su mejor nivel.

Económicamente el impacto de la marca “Baskonia” es muy elevado. Más allá de los trending topics inmediatos que han generado simplemente las primeras informaciones, el Laboral Kutxa vuelve a estar en la primera línea mediática. Es una apuesta arriesgada, sí, por la inversión necesaria para traer un jugador así, pero también un riesgo valiente por parte de la directiva. A nivel de marketing, el retorno de la inversión, conocido como ROI, está prácticamente asegurado. Solo con la posibilidad de llenar continuamente el pabellón (ampliado el año pasado y con un enorme aforo y potencial), recuperar exposición mediática y repercusión la llegada de un jugador de la talla de Odom valdría la pena. ¿Retos de aquí a final de temporada? Conseguir nuevos patrocinadores y monetizar toda esa exposición mundial. Recordemos que Vitoria, que ya fue Green Capital, es este año Capital Gastronómica. La llegada de Lamar Odom es un escaparate aún mayor para el equipo y la ciudad. Un bombazo y uno de los fichajes de la década en España.