La presente temporada era crucial para el futuro de Nico Richotti, un base-escolta argentino que llegó a España de la mano del Club Baloncesto San Isidro y qué llegó a jugar en el filial del Real Madrid en la tercera división del baloncesto. Precisamente su mejoría y proyección en la capital de España es lo que animó al Club Baloncesto Canarias (Iberostar Tenerife) a apostar por él en el verano del 2010. Cuando llegó a la isla su juventud y descaro hacían pensar en que podría convertirse en un jugador importante en la rotación de Alejandro Martínez, pero ni los más optimistas esperaban que hoy, casi cuatro años después de aterrizar en Tenerife, fuera un ídolo en el Santiago Martín.

El hijo de Marcelo Richotti, prestigioso entrenador en Argentina, lo está bordando durante el presente curso en la mayor competición del baloncesto español, superando sus buenos números en el tramo final de la pasada temporada (2012-13). Pagando su cláusula (muy baja) cualquier club se lo podía haber llevado, sin embargo ningún grande apostó por él y posiblemente ahora muchos se estén arrepintiendo.

12’2 Puntos (50’7% en tiros de dos), 2’2 rebotes, 2’4 asistencias y 10’5 de valoración en 25.8 minutos por encuentro. Sin duda, y con permiso del caboverdiano Walter ‘Edy’ Tavares, Nico Richotti está siendo una de las revelaciones de la Liga Endesa en esta campaña, factor que le convierte en un jugador a tener en cuenta en el próximo verano, debido a que su contrato con el Club Baloncesto Canarias finaliza en julio y de seguir en la misma dinámica que hasta ahora a buen seguro que ofertas no le van a faltar.