La derrota de hoy ante el Tuenti Móvil Estudiantes ha podido ser la última de Ricard Casas como entrenador del conjunto vallisoletano. La mala imagen que ha ofrecido el Club Baloncesto Valladolid ha enfurecido a una afición que se ha pronunciado con pitos tras la conclusión del partido que enfrentaba a los pucelanos ante los madrileños, penúltimo en la clasificación y que ha superado al colista por treinta puntos. Algo que refleja el estado competitivo del CB Valladolid. No solamente ha terminado enfurecida la afición, si no que también Ricard Casas, quien ha informado en la rueda de prensa posterior al encuentro que ha hablado con Felipe (presidente de la entidad) para ponerle su cargo a disposición del club.

«Me voy para casa, a esperar que pasa. Mañana ya veremos lo que decide la directiva«, ha declarado un desconsolado Ricard Casas que ha admitido no sentirse capacitado para sacar la dura situación por la que atraviesa el CBV hacía adelante. En última instancia señalar que el presidente del equipo vallisoletano no ha querido declarar nada al respecto, si no que prefiere esperar a mañana o pasado para pronunciarse ante los medios de comunicación.

Tras diecinueve jornadas disputadas, el Club Baloncesto Valladolid es el colista de la competición con un balance de 3-16 y a «solamente» tres victorias de conseguir la permanencia. Algo que,tal y como declaró en su día el propio Presidente del club, no es relevante, ya que considera que jugar en la Adecco Oro podría ser positivo para el club, que atraviesa por el peor momento de su historia.