Su abuelo triunfó en el fútbol y él ha debutado en ACB con 18 años. Conoce a David Cuéllar

febrero 16, 2016

¿Lo compartes?

Años 60. El Real Zaragoza pasa por un gran momento en fútbol y son reconocidos por los medios nacionales como ‘Los Magníficos’. En aquel equipo que consiguió alzar varios títulos había un medio centro defensivo extremeño que se hacía llamar ‘Pepín‘ y lucía el nombre de Cuéllar en su camiseta. Jugó más de cien partidos en la máxima categoría del fútbol español, metió un gol y jamás fue amonestado. Él cumplió su sueño en los terrenos de juego y hoy, asentado en Lleida, sonríe feliz después de haber visto a su nieto cumplir el suyo.

14 de febrero de 2.016. El mundo entero celebra el día de los enamorados, pero la familia Cuéllar García celebra el estreno de David en la máxima categoría del baloncesto español con la elástica del Montakit Fuenlabrada“Me hubiera gustado mucho que hubiese estado mi familia, pero todo fue muy rápido. Me enteré de la convocatoria con el primer equipo el viernes, el sábado estaba en Vitoria con mi equipo y el domingo tuve la ocasión de debutar. Sentí muchísima alegría cuando Jota Cuspinera me dijo que saliera a pista”, reconoce un muy feliz David Cuéllar a KIA en Zona.

“Todo esto sería no habría sido posible sin el Força Lleida, estando allí me trataron muy bien y cuando se me presentó la oportunidad de venir a Fuenlabrada nunca me pusieron pegas. Me animaron a dar el paso y me han apoyado desde el primer día, siguen preocupándose por mí y en verano siguen ayudándome a mejorar”, admite el protagonista. Del junior del Força Lleida a debutar en la máxima categoría del baloncesto en apenas dos años.

Apenas jugó 40 segundos ante el Unicaja de Málaga, pero jamás los olvidará. “No me di cuenta pero me lo dijeron después. Estoy muy agradecido a Ricardo Úriz, que paró el partido para atarse la zapatilla y que saliera yo a pista.

Perfeccionó su baloncesto jugando en su calle… con el permiso de los vecinos

Pudo haber intentado seguir los pasos de su abuelo, pero a él siempre le ha llamado más la atención el baloncesto. Comenzó a jugar a los dos deportes pero tras finalizar el período de alevín, antes de comenzar en la escuela secundaria, le dijo a su padre que prefería compaginar únicamente el deporte de la canasta con los estudios. Fue entonces cuando -con el permiso de sus vecinos- pudo colocar una canasta en una pared de su calle para perfeccionar todo lo anteriormente aprendido en el colegio Maristas de Lleida. “Entre toda mi familia compramos una canasta y, al ser pequeño, nuestros vecinos no pusieron pegas y nos dejaron ponerla en la calle. Estaba todo el día jugando en la calle con mi padre y mi hermano pequeño”, recuerda David. De aquello hace apenas siete años.

“Mis problemas desaparecen cuando el baloncesto aparece. Estoy enamorado de este deporte. ¿Alguna fecha mejor para cumplir mi sueño relacionado con la canasta que un 14 de febrero?”.

Cuéllar 3Ni en sus mejores sueños, Cuéllar reconoce no haber pensado jamás en debutar en la máxima categoría. Hace solamente dos años, cuando era junior de primer año, jugaba en la cantera del Força Lleida y no podía presumir siquiera de haber ido jamás a una concentración con la selección catalana (ni española). “Es un jugador capaz de hacer el trabajo que no se ve en las estadísticas. Tiene un excelente físico y unas ganas enormes de mejorar. No es un diez en nada, pero es un siete en todo. En el tiempo que lleva con nosotros ha crecido muchísimo en todas las facetas del juego”, explicaba en ‘Área 18 Deportes‘ Armando Gómez, su entrenador desde la temporada 2014-15.

Para mí el Fuenlabrada significa mucho. Fue el club que apostó por mí y que me facilita muchos recursos para que pueda seguir mejorando, reconoce un muy agradecido David. El ilerdense llegó al equipo del sur de Madrid gracias a unas pruebas a las que le invitó el club fuenlabreño al final de la temporada 2013-14. Pertenece al club madrileño desde el curso 2014-15 cuando era júnior, aunque la pasada temporada jugó más en LEB Plata con el Viten Getafe que con el júnior, sub-campeón en la Comunidad y eliminado en octavos del Campeonato de España de Clubes.

Y ahora, a seguir.

“Estoy muy feliz por el debut, pero soy ambicioso y siempre quiero más. Trabajaré duramente cada día para poder seguir creciendo como jugador, tengo la suerte de pertenecer a un gran club donde es fácil aprender por la calidad de cada uno de sus jugadores”, comenta David. Crecer, sin prisa pero sin pausa, es el único objetivo de este joven exterior ilerdense que decidió emprender una primera aventura lejos de casa y con un objetivo que ha llegado antes de lo esperado.

Su cabeza está centrada ahora en ayudar al Viten Getafe a comenzar a contar sus partidos por victorias y en sus ratos libres estudia. Este año ha comenzado la carrera de ADE y Publicidad/Relaciones Públicas.

 

Fotos: Alba Pacheco y enCancha.com