Caminamos entre las personas sin saber qué les pasa, qué esconden, qué piensan. Incluso compartimos tiempo con el compañero de trabajo sin saber, en ocasiones, cómo se encuentra. La historia que os traemos es una de esas que te sorprende pero que te hace entender el porqué un jugador no ha dado todo lo que se esperaba de él.

Un compañero más de trabajo que oculta su dolor, su problema, por el bien del equipo, del grupo. Sufrir en silencio para salir adelante. Hablamos del jugador del CAI Zaragoza Drake Diener, un tirador que le estaba costando adaptarse a un equipo que no estaba pasando por su mejor momento. Quizás el peor de los últimos años.

La realidad nos decía que Driener era uno de los mejores lanzadores de la última década del baloncesto europeo. Italia fue la muestra y en Zaragoza se fijaron. Motivos tenían para ficharle. Era su primera experiencia fuera de Italia. El norteramericano nacido en Winsconsin relata en su blog de Eurocup que desde que llegó a tierras mañas ha tenido que convivir con una enfermedad que le ha impedido ser el pistolero que fue en Eurocup y en Italia estos años.

«Creo que debo ser honesto y directo en este blog y decir que he estado teniendo algunos problemas de salud. Me diagnosticaron la enfermedad de Crohn en 2005. Durante nueve años en Italia, no tuve ningún problema y siempre dije a la gente que era muy afortunado de ser capaz de hacer todo lo normal. Finalmente, en el décimo año de mi carrera, aquí en Zaragoza, he tenido algunos problemas con la enfermedad», explica el jugador formado en la Universidad de DePaul.

«El primer problema que tuve fue cuando jugamos contra Nancy, que era a finales de octubre, y el problema ha seguido hasta ahora. Estamos tratando de saber qué es exactamente lo que pasa y cómo seguir adelante, así que veremos. Ha sido un mes y medio frustrante. La mayoría de la gente no sabe mucho lo que es la enfermedad de Crohn, pero en mi caso, puedo sentirme muy bien un día y tener problemas al día siguiente. Es una especie de arriba abajo y me ha dado muchos problemas».

¿Cómo se quedan? Nadie sabía nada. Todos pensaban/pensábamos que era un problema de adaptación relacionado con la mala racha del equipo. Pero no. Diener ha contado la realidad de una enfermedad que afecta notablemente a la persona, como podemos leer en la Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU.

A pesar de ello, el jugador saber que tiene que seguir adelante «Hay un montón de cosas peores en el mundo que lo mío, por supuesto, así que me considero muy afortunado. Como he dicho, he jugado toda mi carrera hasta ahora sin perderme un solo entrenamiento o partido debido a mi problema. Es algo frustrante no sólo para mí, en lo personal, sino también para el equipo, estoy seguro. Es difícil no darle al equipo lo que sé que puedo dar, pero que es la vida y, como he dicho, he tenido la suerte estos nueve años y ahora la suerte ha desaparecido. Soy positivo y vamos a averiguar y ver que tenemos que hacer en el futuro».

En todo esto una parte importante está siendo el club, que como afirma Diener, le está ayudando a salir adelante con una «enfermedad que no es muy típica» porque «cada persona tiene diferentes síntomas, diferentes medicamentos, diferentes … ¡todo!».

En su caso, explica que lo peor es la fatiga y el dolor abdominal. Esta semana ha ido a un especialista para encontrar respuestas. Sabe que es complicado, difícil de explicar, pero «hay un millón de otros problemas en el mundo y tengo muchas ganas de volver a la normalidad».

Nosotros también tenemos ganar de ello Diener. Desde Kia en Zona esperamos una pronta recuperación y que todo vuelva a la normalidad.

01[1]

Foto: Getty images