Formado en las categorías inferiores del ALK. USK Praga, Tomas Satoransky aterrizó en Sevilla en verano 2009 con la etiqueta de ser una de las mayores perlas europeas nacidas en 1991. Un base que superaba los 200cm y que con 18 años poseía un físico sorprendente para ser un director de juego. En su primer año en la ciudad hispalense, ya debutó en la Liga Endesa y dejó muestras de calidad. Aunque bien, no llegó a explotar hasta en 2012, cuando con su regularidad partido tras partido llamó a las puertas de grandes equipos del viejo continente, entre ellos el Laboral Kutxa Baskonia. Se presentó al draft y fue escogido en la 32º posición por los Washington Wizards, pero sin embargo no quiso marcharse a la NBA sin hacer nada en Europa.

En diferentes entrevistas él ha apuntado en más de una ocasión su deseo de jugar en la Euroliga, por lo que cada vez que aparecía su nombre en la agenda de un equipo que compitiese en la máxima competición continental había miedo en Sevilla. Miedo de perder a la promesa que en apenas dos años se había convertido en su mejor hombre a base de trabajo, trabajo y más trabajo. Para suerte de los andaluces, Satoransky no salió y a día de hoy sigue dirigiendo al ‘Baby Cajasol’ y formando junto al catalán Josep Franch una de las parejas de bases más prometedoras de la mayor competición del baloncesto nacional. Apodado ‘Sato’, el checo ha llegado a estas alturas del curso en su mejor momento de forma, lo demuestran los números: 12’8 puntos, 4’3 asistencias y 16’4 de valoración por encuentro. Ahora mismo es, junto a los madridistas Sergio Llull y Sergio Rodríguez, el mejor base de la Liga Endesa.

Sus números y su temporada no está pasando desapercibida en la capital estadounidense, donde se frotan las manos al pensar en la posibilidad de juntar en su franquicia a John Wall y Tomas Satoransky, una pareja de bases prometedora que podría guiar hacía los Wizards a una etapa mejor que la actual. De hecho, ése crecimiento en números de esta temporada ‘le está cerrando la puerta a la Euroliga’, puesto a que muchos especialistas ya consideran que Satoransky está totalmente preparado para dar el salto a la mejor liga del mundo. Mientras tanto en San Pablo disfrutan en cada jornada del checo, ya que en las últimas jornadas cada partido suyo se ha convertido en un recital. Con él en pista, los interiores Ondrej Balvin o Guillermo ‘Willy’ Hernangómez encuentran mucha facilidad para sumar.

El próximo objetivo es el de alcanzar los playoffs. Tras un inicio de liga irregular, los de Aito García-Reneses se sitúan en la octava posición de la Liga Endesa con un balance de 12 victorias y 11 derrotas.