Descubrió tarde el baloncesto y su historia es muy peculiar, ya que empezó a jugar no por afición sino por su tamaño. Desde Cabo Verde voló hasta Las Palmas de Gran Canaria para trabajar y formarse deportivamente. Y desde aquel viaje no ha parado de crecer, hasta convertirse a día de hoy en uno de los nombres propios de la Liga Endesa.

Su nombre es Walter Tavares pero gracias al empeño de su abuelo es conocido como ‘Edy’, tiene 22 años, mide 2.20 metros (2.40 de envergadura) y ya llama a las puertas de la NBA. Desde el pasado draft sus derechos los tienen los Atlanta Hawks y vista su progresión en España no sería de extrañar verle próximamente en la mejor liga del mundo. Su documental, realizado por Pacific Nihil y la periodista Ana Rosas, es una auténtica pasada.

‘Little Edy 2.20 x 2.40, el documental’, conoce la vida diaria del interior caboverdiano. Un jugador único.