Este viernes ha sucedido algo muy poco habitual en el baloncesto europeo o español: un intercambio de jugadores entre dos clubes. Algo más frecuente en Estados Unidos que se ha dado entre el UCAM Murcia y el Herbalife Gran Canaria.

Nikola Radicevic y Manu Lecomte, dos bases, son los protagonistas de este curioso movimiento en el que, eso sí, los dos jugadores llegan a sus nuevos equipos en calidad de cedidos hasta el final de la presente temporada. Radicevic deja el Granca rumbo a Murcia y el belga Lecomte hace el camino inverso, de Murcia a Gran Canaria.

Gran Canaria no ha tenido demasiada confianza en Radicevic desde la pretemporada pero no le encontró acomodo. Por fin lo encuentran y reciben un base a cambio, mientras que el UCAM Murcia recibe aire fresco con la llegada de Radicevic, que esperan que les ayude a salir de su delicada situación.

Radicevic es el tercer refuerzo del UCAM Murcia esta misma semana, tras las llegadas de Malmanis y de Delroy James. Hasta ahora, promediaba 4 puntos y 2 asistencias con el Granca, con un promedio de 14 minutos. Lecomte estaba en 6 puntos y 1 asistencia por partido en 17 minutos de media.

Internacional con Bélgica en categorías inferiores y en partidos amistosos con la absoluta, Lecomte se formó en las prestigiosas universidades de Miami y Baylor. Tras firmar 14,1 puntos y 4,3 asistencias con el equipo vinculado de Los Angeles Clippers en la G-League, aterrizó en Murcia el pasado mes de marzo para jugar los últimos 9 partidos de Liga Endesa.

Radicevic llegó a España en 2012 a la cantera de Real Betis Energía Plus, donde logró crecer como jugador y debutar en ACB durante las cinco temporadas que permaneció en la capital de andaluza. En 2017 se marchó al Estrella Roja de Belgrado donde disputó por primera vez la Euroliga. Posteriormente lo firmó el Herbalife Gran Canaria, donde ha permanecido en dos etapas diferentes repartidas en tres temporadas, con parada en el Aquila Basket Trento.