La historia la comparte Roberto Calero y cuenta un hecho que pasó en una cancha de baloncesto. Es una anécdota fantástica:

Sin título

Puedes compartir la historia aquí 

Fuente: Pilar Casado