Verano de cambios en Casademont Zaragoza: Porfi Fisac, Carlos Alocén, Nemanja Radovic, Fran Vázquez… No han sido excesivos por cantidad, pero sí por importancia dentro del proyecto. Y, en un inicio de temporada de adaptación, con un calendario muy complicado, la figura de Tryggvi Hlinason se ha erigido como la gran referencia interior del conjunto de Diego Ocampo.

De la granja a la Liga Endesa: la oportunidad de Tryggvi Hlinason, por José Manuel Puertas

En tres encuentros ligueros, Hlinason acumula 56 de valoración, 41 puntos (76%TC), 22 rebotes y un +28 con él en cancha. Es la primera vez que acumula tres encuentros consecutivos con más de 12 de valoración y, ante Herbalife, firmó su partido con mejor valoración (26) y su encuentro más anotador (16) desde su debut en la Liga Endesa. Además, la pasada campaña tan solo pasó de los 12 de valoración cuatro veces en 28 partidos de ACB, un dato que contrasta con el 3 de 3 en la 20-21.

Viendo el contexto del juego interior maño, con la baja de Justiz incluida, cabe esperar que el gigante islandés de 22 años continúe aportando en la pintura y teniendo bastantes minutos. Más todavía si mantiene este fantástico nivel, mostrándonos una versión tan esperada como trabajada durante los últimos años.

El reto con Jason Thompson

A pesar del gran salto del islandés, Casademont Zaragoza cuenta con un problema en su pintura. A Jason Thompson, que regresaba hace unas semanas a la capital de Aragón tras jugar los dos últimos encuentros de la 19-20 en marzo, le está costando arrancar. Una cuestión que cobra especial importancia debido al exigente calendario del equipo zaragozano, con la Final 8 de la BCL a la vuelta de la esquina.

El estadounidense suma (en total), en los primeros tres partidos de la Liga Endesa, 11 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias. Está promediando un 35.7% en T2, se fue expulsado con 5 faltas en tan solo 8:53 minutos en el estreno y perdió 7 balones en la victoria ante Herbalife Gran Canaria. El reto para Diego Ocampo y el propio pívot es exigente: recuperarle para Atenas es vital. Mientras tanto, agarrarse a Tryggvi será la única opción.