Los Campeonatos de España Infantil y Cadete siempre son torneos muy especiales. Jugadores, familias y el mundo del baloncesto se reúnen para disfrutar de unos días muy intensos. Repasamos 10 protagonistas en esta edición de 2020 por sus actuaciones, momentos regalados o valores transmitidos:

Juan Núñez — Comunidad de Madrid

· La perla blanca brilla en EBA con solo 15 años. Juan Nuñez y su descaro…

Nos estamos acostumbrando a los talentos que nos regala Madrid en los últimos años. Como menciona la FEB en su crónica oficial: «En 2017 con Usman Garuba, en 2018 con Héctor Alderete, en 2019 con Rubén Domínguez… Y en 2020 con Juan Núñez». Este joven jugador de la cantera del Real Madrid demuestra que el talento corre por sus venas. Sabe dirigir, muestra un buen abanico de recursos para finalizar y su inteligencia se puede intuir prácticamente a primera vista. El líder de los campeones en categoría cadete.

Ab Sediq Garuba Comunidad de Madrid

15 años y 1,92. Con la etiqueta del «hermano pequeño», pero con mucho que decir por sí mismo. Ab Sediq Garuba ha sido una de las referencias de Madrid y se ha erigido como clave (19 puntos, 7 rebotes, 2 tapones y 2 robos en la final ante Cataluña) para alzar el título. Como afirman en la web de su club, el Real Madrid, «capaz de aportar en todos los aspectos del juego. Posee un físico dominante y una gran variedad de recursos técnicos. Es un referente para el juego del equipo, tanto en ataque como en defensa». Uno de esos jugadores necesarios para ser un combinado sólido en torneos de corto recorrido.

Marina Asensio Cataluña

Otro talento más de Siglo XXI. Marina Asensio ya ha disputado minutos esta temporada en Liga Femenina 2. Tras Gemma Núñez (presente en la final con Andalucía) y junto a Elena Buenavida, es una de las jugadoras más jóvenes en la categoría de plata del basket español. Con el paso de los años, la catalana se ha convertido en una clásica de los Campeonatos de España. Desde aquella asistencia de infarto a Mariona Mulio para que esta anotara la canasta decisiva en el oro Mini de 2016, hasta sus 24 puntos, 5 rebotes y 29 de valoración en la final cadete de 2020.

Elena Buenavida Canarias

Por números y sensaciones, posiblemente la jugadora más determinante de la categoría cadete. Elena Buenavida, internacional en categoría U16, alcanzó los 40 de valoración en el partido por el tercer y cuarto puesto. El baloncesto le llevó desde su tierra natal hasta el programa del Siglo XXI, donde hasta ahora suma 3 partidos (41 minutos) en Liga Femenina 2 y ya ha dejado sus primeros detalles de calidad. Siendo una jugadora bastante completa, su capacidad para anotar marca en muchas ocasiones la diferencia. Prueba de ello fue, entre otros muchos torneos, el Campeonato de España Infantil en 2018, competición en la que promedió más de 37 puntos por encuentro con el colegio Luther King.

Rafael Villar — Cataluña

Los puntos no lo son todo en el baloncesto. Una afirmación que, en casos como el de Rafael Villar, puede llevarse casi al extremo. En su debut, Rafael anotó 3 puntos… y se fue hasta los 21 de valoración. Línea seguida en su segundo (2 puntos y 11 val) y cuarto (2 puntos y 8 val) partido, además de las semifinales ante Valencia (2 puntos y 11 val). Como guinda a su campeonato, Villar sumó 13 puntos en la final ante Madrid, siendo el segundo máximo anotador de Cataluña y dejando claro que él está para lo que el equipo le necesite.

Ariadna Termis (Aragón) e Inés Noguero (Asturias)

No todo es hablar de la categoría especial. En el Asturias vs Aragón de la final preferente cadete se vivió uno de los partidos más tensos de todos los disputados en Huelva. Hasta dos prórrogas necesitaron las asturianas para llevarse el título y, en el fragor de la batalla, varios nombres propios dieron un paso adelante. En Aragón, Ariadna Termis mostró todo su potencial como jugadora, que no es precisamente poco. La aragonesa, una de las jugadoras más altas de nuestro país, se fue hasta los 48 de valoración con 20 puntos y 27 rebotes, anotando hasta 10 de los 17 puntos de Aragón en las dos prórrogas.

Por su parte, Inés Noguero resultó determinante en las aspiraciones de Asturias. La compañera de Ariadna en la selección U15 anotó 20 de sus 28 puntos en los últimos 12 minutos. La asturiana vivió unos momentos de trance maravillosos y colaboró de manera determinante en el oro que se llevó su selección.

Marina Aviñoa — Cataluña

Compite en Basket Almeda y ha sido convocada por España en alguna ocasión. Esta jugadora cadete no ha podido mostrar todo su potencial debido a una lesión, pero en un texto que habla de baloncesto de formación es imposible no mencionarla. Si hay que definir a Marina de alguna manera diríamos que es intensa, alegre y una fuente de energía. Además de, sin dudarlo, una excepcional jugadora de baloncesto. En este Campeonato de España nos ha dejado imágenes que reflejan la tristeza de una lesión cuando estás viviendo unos días fantásticos, pero también una manera muy especial de afrontarla: sintiéndose tan importante fuera como dentro de la cancha.

Andalucía, campeón infantil

Imposible quedarse con tan solo un nombre de Andalucía, la comunidad campeona en categoría infantil. Con esta victoria, consiguen su 2º campeonato infantil tras el ganado en 2012. Andalucía no ha salido campeón por casualidad, funcionan como un equipo más que como una selección. De sus 12 integrantes, 8 anotaron más de 10 puntos en una o más ocasiones, además de que todos tuvieron su momento a lo largo del torneo. En la final ante Cataluña, Gonzalo Fernández alcanzó los 20 de valoración, Hugo Vázquez los 18, el francés Iliam Fevry anotó 16 puntos y Jorge Criado aportó 10 rebotes a pesar de no anotar, un caso similar al de Miracle Bamadu (2 puntos y 9 rebotes). Meros ejemplos de una selección con gran talento y unión.

Miriam Vilafranca — Cataluña

Campeona de la categoría infantil con Cataluña, salida de la escuela del CBF Cerdanyola y jugadora de Sant Adrià desde categoría mini. Tras venir de un 2019 en el que ganó los Campeonatos de España Infantil de clubes y selecciones autonómicas siendo preinfantil, Miriam apareció en los momentos más calientes de la final en Huelva para dar un empujón definitivo a Cataluña. Dentro de una selección en la que ha sido habitual ver una anotación muy repartida entre todas las jugadoras, ha mostrado una buena regularidad de cara al aro yendo de menos a más en el Campeonato.