Durante esta temporada hemos contado en un par de ocasiones lo que iba haciendo Álex Herreros, hijo del histórico Alberto Herreros, que ha vivido su primera experiencia fuera de España. En concreto, en Irlanda, en el Killester Basketball Club. Ahora, este tirador de 22 años cuenta cómo se vive el baloncesto en un país como Irlanda.

¿Qué balance haces de esta temporada en Irlanda?

La verdad es que muy bien. Al principio la adaptación no fue fácil porque el estilo era distinto. Tuve unos buenos partidos al arranque de temporada, pero me lesioné. Tuve un esguince de tobillo y estuve un mes fuera. Después de Navidad ya jugué sin problemas. Fui titular, jugando mucho, y ganamos la Copa, que allí es muy importante. En Liga perdimos un par de partidos al final y quedamos cuartos, pero la experiencia ha sido muy buena.

¿Qué te ha parecido el nivel y el estilo del baloncesto allí?

El estilo es bastante distinto. No hay tantas jugadas como aquí en España. Es más de correr, transiciones y uno contra uno. Y el que llega se la juega. Y en cuanto al nivel… los 5 o 6 que habitualmente juegan sí que tienen buen nivel. Tipo LEB Plata. Y luego hay muchos irlandeses que completan los equipos.

¿Qué te pedía el entrenador?

Que tirase. El americano tenía el 70% de los balones, pero a mí y al otro español que había el equipo el entrenador nos decía que tirásemos y no nos cortásemos.

¿Algún partido que vayas a recordar especialmente?

Nos estábamos jugando el segundo puesto contra Belfast y era mi segundo partido después de la lesión. Todavía estaba un poco renqueante y no me sentía bien del todo, pero metí 25 puntos. Hice 5 de 5 en triples. Sin fallo. A partir de ahí fui titular en todos los partidos hasta final de temporada y ese fue mi tope en puntos, 25. Luego tuve alguno de 23.

Y ahora, ¿qué?

Hay que valorarlo. Ellos quieren que siga allí un año más. Ya solo como jugador, sin master ni nada. Pero vamos a esperar a ver la oferta antes de tomar una decisión. Eso sí, es una experiencia que recomiendo cien por cien. Vivir en otro país, en otra ciudad… Y los entrenadores te tratan increíble.

¿En qué punto está ahora el baloncesto en Irlanda?

Lo que están haciendo en los últimos años es traer jugadores extranjeros para subir el nivel de la liga, porque los irlandeses, incluso por físico o por talento de entrenadores, no tienen tanto nivel. Se notaba mucho en un equipo que su entrenador era griego. Jugaban mucho bloqueo directo, sistemas… Quedaron segundos y jugaban muy bien. Económicamente, es un país con dinero. Los irlandeses no creo que vivan de esto, pero los que traen de fuera sí ganan bastante dinero.

Alguna curiosidad habrás tenido…

Recuerdo jugando en un pueblo a tres horas de Dublín, y se me acercaron unos españoles. ¡Oye, Herreros! ¿Podemos hacernos una foto? No me lo esperaba para nada, en un pueblo perdido lejos de Dublín. Al final hay españoles en cualquier lado.