LeBron James

Todos conocemos la historia. O, mejor dicho, la portada de Sports Illustrated que colocó a LeBron James en el salón de cada aficionado al baloncesto estadounidense. Era el número de febrero de 2002, y para entonces LeBron comenzaba a atraer miradas con sus actuaciones en el instituto, como aquel partido en el que logró 52 puntos con St-Vincent St.Mary contra la Westchester de Trevor Ariza.

Pero, ¿cuál fue en realidad el momento en el que LeBron James comenzó a parecer uno de los mejores proyectos de jugador de baloncesto que se habían visto jamás?

Seguramente no se pueda decir un único momento en el que LeBron apareciese de repente, por así decirlo, pero si tuviésemos que quedarnos con una actuación en algún partido o campus esa probablemente sería su aparición en el ABCD Camp del año 2001, cuando LeBron tenía solo 16 años.

James ya llegaba como un jugador a quien los scouts locales señalaban como alguien a seguir de cerca, aunque los grandes nombres eran Lenny Cooke (era el cabeza de cartel, por así decirlo) y Sebastian Telfair, otros dos de los jugadores de instituto más destacados del país. Pero en aquel camp LeBron dejó a todos boquiabiertos, y salió como gran favorito para el Draft en el que decidiera presentarse.

«Lo que ocurrió fue una aparición mística de este chico que venía de Ohio, y que aún no era conocido en la escena nacional», explicaba Sonny Vaccaro, el gurú de las marcas deportivas, a Scoop B Radio. «Este era el único camp al que se había presentado LeBron, y por aquel entonces Lenny (Cooke) era el jugador de instituto número 1 en América. En los últimos segundos y con el marcador empatado Cooke tenía el balón, pero LeBron se lo robó, anotó en el contraataque, y ganó el partido. Fue la guinda. No es que Cooke lo hiciera mal. Pero LeBron ganó el partido«. 

Y también se ganó a todos los scouts presentes. Aquel día, por cierto, se conocieron LeBron James y Chris Bosh, quien participaba también en el ABCD Camp, y le acompañaría más adelante en varios de los anillos de campeón que logró.