La depresión no entiende de razas, sexos o clases sociales. Es una enfermedad que puede afectar a cualquier tipo de persona, y cada vez son más los deportistas famosos que comparten sus experiencias para que la gente se conciencie de que le puede pasar a cualquiera, y de que lo mejor es buscar ayuda profesional. La última en hacer pública su lucha ha sido Liz Cambage, una de las máximas estrellas del baloncesto femenino mundial.

En un texto titulado «DNP-Mental Health» («No jugó, salud mental»), la estrella australiana compartió algunas de las experiencias más duras de su vida privada.

«¿Está la gente realmente preparada para hablar sobre cómo, cuando tenía unos 15 años, a veces me desmallaba por lo borracha que estaba?», escribía Cambage. «¿O que me he despertado con un vial en el brazo después de un fin de semana de juerga y sin ser capaz de recordar nada? ¿O de cómo mi primer intento de dejar el alcohol fue a los 18?»

«¿Está la gente preparada para hablar sobre cómo, cuando fui drafteada en la WNBA, me pasé casi todas las noches de mi temporada rookie sola en mi habitación, llorando? ¿O de las veces que me he encerrado en mi casa, ignorando al resto del mundo, llorando durante horas?»

Noche de pesadilla para Cambage. El peor partido de una extraterrestre

«¿Está la gente preparada para hablar sobre cómo estuve en vigilancia por peligro de suicidio en 2016? ¿Cómo llamé a mi madre y (en la conversación más dura de mi vida) le dije que no quería seguir viviendo?», reconocía Cambage. «¿Y cómo, incluso ahora, ‘sintiéndome mejor’, aún llevo la carga de la vergüenza y la culpa por haber puesto a mis seres queridos en una situación tan terrorífica?».

(…)

«Tomo medicación por mi salud mental. Soy uno de los muchos millones de personas en el mundo que se medica para intentar ayudar con la depresión y la ansiedad. Llevo tomando esas medicinas durante años. Me hacen sentir una versión más sana y libre de mí misma».

«Mi salud mental ha impactado negativamente en mi habilidad para hacer mi trabajo. El sábado contra las Wings y el lunes contra las Mystics. En el box-score ponía DNP-Rest (No jugó-Descanso)… pero esto es lo que debería haber puesto:

«DNP-Mental Health» («No jugó-salud mental»)

 

En su carta Cambage cuenta mucho más. Puedes encontrarla en este enlace.