Incomprensiblemente, Jamal Crawford se ha pasado la última temporada en blanco. A pesar de tener ya 40 años, no ha sido de manera voluntaria. Él quería jugar, pero aparentemente no ha recibido ningún interés a pesar de que en su último partido oficial metió 51 puntos.

No debería ser necesario recordar de qué es capaz Jamal Crawford, pero por si acaso, lo haremos: en su última campaña con 39 años continuó demostrando que puede ser una buena opción ofensiva desde el banquillo, y la muestra es esa exhibición de 51 puntos.

Pero si hay algo que siempre ha destacado y siempre destacará en Jamal Crawford es su manejo del balón. A lo largo de toda su trayectoria ha sido el punto más llamativo, llegando incluso a considerarse uno de los mejores manejos de balón de la historia. Recientemente contó la historia sobre uno de sus movimientos más famosos.

Y todo, según él, sin haber realizado nunca ejercicios específicos para ello.

«Es casi vergonzoso, porque no sería capaz de decirte ni un solo ejercicio para entrenarlo,» le decía a Bussiness Insider. «Es que no lo ejercito, para nada. Por eso creo que mi forma de manejar el balón es diferente a la del resto que lo hace bien. Nunca me he puesto delante de una silla a ensayar y a pensar ‘y ahora por debajo de las piernas’ o ‘y ahora por detrás de la espalda’. Lo que hago en la pista no está ensayado.» 

Portada de Sports Illustrated con solo 15 años y arrollador en el instituto: te presentamos a Emoni Bates

Esté ensayado o no, lo cierto es que Jamal Crawford nos ha dejado más de un movimiento que quita el hipo, y muchos de ellos los hemos visto en sus campus de verano, en los que está más liberado para hacer lo que quiera con el balón. Aquí van unos cuantos ejemplos.