Casademont Zaragoza continúa conformando su grupo para su estreno en la Liga Femenina. La última en llegar: Aminata Sangare. Una apuesta fuerte de futuro del conjunto de Carlos Iglesias. De esta manera, la joven jugadora nacida en Mali dejará Torrelodones tras varios años de dominio en Madrid.

¿Quién es Aminata Brahima Sangare?

Uno de los nombres propios del baloncesto madrileño en los últimos años. La superioridad con la que ha jugado Aminata en las competiciones de la capital ha sido abrumadora. Con unas condiciones físicas de escándalo, la jugadora de Torrelodones ha destacado tanto a nivel local como nacional (31 puntos y 17 rebotes en el Cto. Junior 2019 ante Avenida en cuartos de final, eliminadas por las salmantinas), dejando pruebas evidentes de que estaba lista para un escalón superior. Una oportunidad que le llega de la mano de Casademont Zaragoza.

Aminata Sangare firma 4 años con el club zaragozano y, junto a Raquel Carrera, se convierte en una las dos jugadoras por las que han apostado a largo plazo Zaragoza y Valencia en su aterrizaje en la Liga Femenina. Será interesante ver cómo se adapta Sangare a la máxima competición nacional, pues en categorías de formación ha mostrado condiciones suficientes para jugar tanto por fuera como por dentro. Un contexto que, de primeras, podría variar en la LF. Estas han sido las palabras de Pep Cargol, director deportivo del club, al respecto: «Tiene que ir evolucionando para encontrar su espacio dentro de lo que es la competición. Destaca por su capacidad física, su potencial para jugar en posiciones interiores pero también evolucionando a posiciones exteriores». Al contar con una plantilla larga y de nivel, la presión y responsabilidad de la joven no serán excesivas en su comienzo profesional.

La nueva jugadora de Casademont Zaragoza, al igual que muchas otras de su país, tuvo unos inicios difíciles. Un panorama que cambió con su llegada a España: «Antes de venir, jugaba más individualmente, pero desde entonces he cambiado mucho. Empecé a jugar baloncesto desde bien pronto y en condiciones bastante complicadas ya que carecíamos de muchas cosas, incluidos los balones, pero teníamos que hacerlo lo mejor posible con lo que teníamos».

Con Mali, Sangare ha competido en diversos torneos de formación. A pesar de ser del 2002, ha ido combinando las generaciones, juntándose con las del 2000 para disputar, por ejemplo, el Mundial U19 de 2019. En Tailandia, a pesar de contar con media plantilla dos años menor que la edad de otras selecciones, Mali consiguió un muy meritorio 7º puesto. Aminata, que fue de menos a más en minutos y rendimiento, acabó firmando 17 de valoración en el partido por el 7-8º puesto, con 11 puntos y 10 rebotes. Sangare, junto a Sika Koné (SPAR Gran Canaria) o Diarrah Issa Sissoko, entre otras, forman parte de un grupo de jugadoras nacidas en Mali que darán mucho que hablar en el futuro.

De hecho, su mejor torneo global fue con su generación (2002) casi en exclusiva. Al grupo de 8 jugadoras de su edad, se sumaron dos del 2001 y dos del 2003. Sucedió en el Mundial U17 de 2018. En Bielorrusia, Mali dejó claro que, de cara al futuro, discutirle el trono africano estará muy caro. Aminata firmó 17.4 de eficiencia, yéndose hasta los 12.6 puntos, 13.1 rebotes y 2.7 asistencias. Un evento en el que, a pesar de sonar su nombre previamente, se consolidó como una jugadora de gran futuro internacional.

Con la llegada de Sangare, así queda la lista completa de jugadoras en Casademont Zaragoza: Vanloo, Ayuso, Gorecki, Hernández, Wurtz, Handy, Sangare, Nicholls y Gatling.