La pívot española Sancho Lyttle ha sido designada por la FIB Europa como mejor jugadora europea del año 2013. La ex-jugadora del Ros Casares Valencia y Perfumeria Avenida de Salamanca que actualmente está en Turquía jugando con el Galatasaray Odeabank ha tenido un fantástico 2013 donde consiguió conducir a la selección española hasta lo más alto del podium en el Eurobasket que se disputó en Francia. Con 20 puntos en la final, guió al combinado nacional hacía la medalla de oro.

A sus 30 años, Sancho Lyttle puede presumir de haber jugado en la WNBA. A lo largo de su carrera ha jugado un total de 248 encuentros y ha obtenido unos brillantes promedios de 9’2 puntos y 6’4 rebotes en la mejor liga del mundo. Entre sus logros, además de la medalla de oro conseguida en el Europeo disputado el verano pasado, también encontramos 2 Euroligas, 1 copa de la Reina y campeona de la liga femenina en España (sin olvidarnos de aquella medalla de bronce en el Mundial de 2010 con la selección). Esta temporada en el Galatasaray otomano está trasmitiendo buenas sensaciones y sigue siendo una de las interiores más dominantes del viejo continente, véase en los números que está haciendo en la mayor competición continental (Euroliga): 15 puntos y 9’2 rebotes, siendo junto a Alba Torrens la gran culpable para que el equipo turco esté en segundo posición del grupo “C”.

De Sancho Lyttle pasamos a la que puede ser su sucesora en el juego interior de la selección: Astou Ndour. La pívot del Gran Canaria 2014 también tuvo en el 2013 su mejor año, por ello ha sido designada por la FIBA como mejor jugadora joven de Europa. En la presente temporada, pese a tener solamente 19 años, ya está dominando en la Liga Femenina. Con unos promedios de 17’3 puntos y 12’9 rebotes para 24’7 de valoración es la gran favorita para alzarse con el galardón de mejor jugadora a final de la liga regular.

Ndour ya demostró su potencial y superioridad en la pintura durante el verano. Jugó con las categorías inferiores de la selección española U20 y U19, en el Europeo con las jugadoras de un año mayor que ella dominó con 17’3 puntos y 9’8 rebotes (números que la llevaron hacía el MVP), mientras que en el Mundial junto a las jugadoras de su misma edad obtuvo 17’8 puntos y 9’4 rebotes, cosa que le sirvió para ser designada como mejor interior del campeonato.