Sexto gran torneo consecutivo subiendo al podio. Consiguiendo una medalla. Esta selección es histórica y prueba de ello ha sido la lucha por el tercer puesto del Mundial Femenino. Ante Bélgica, equipo que superó a España en la fase de grupos, y donde la selección femenina, dirigida por Lucas Mondelo, ha conseguido imponerse y subirse así al ansiado cajón una vez más (67-60).

Ellas son bronce y los son tras un mal inicio en el que, de nuevo, aparecieron Queralt y Cristina Ouviña para dar energía a España. A ellas se sumaron 4 puntos consecutivos de Torrens y la anotación de Xargay que se fue con 10 puntos al descanso. No faltó, como siempre, la incombustible Ndour.

A la vuelta de vestuarios, la ventaja de España seguía existiendo, entre el + 5 y el +10. Dominando y sin mostrar cansancio tras jugar 3 días seguidos y con la derrota ante Australia en el retrovisor.

Al tercer cuarto, España se iba +12 con un gran triple de Alba Torrens pero un parcial de 0-8 y una técnica de Ndour apretaron un partido que a falta de 7 minutos colocó a las belgas a un punto (55-54) y el partido volvió a empezar. Ahí a España le costó pero a falta de dos minutos un triple de Torrens, y dos canastas seguidas de Nicholls y Laura Gil decantaron un triunfo sufrido… pero que sabe casi a oro.

Cerró Marta Xargay. Ella lo merecía. Su punto número 17:

Esta vez ha sido bronce pero ganar una medalla en un Mundial es un hito y hacerlo tres veces de manera consecutiva está solo al alcance de un equipo de leyenda.

Ellas lo han hecho. Ellas son historia.

Algunas de las mejores jugadas del partido, en orden:

Foto: Alberto Nevado