Nueva temporada de Liga Femenina Endesa en IDK Euskotren, nueva campaña liderada por Azu Muguruza. El conjunto vasco volverá a contar con una buena plantilla para afrontar la competición doméstica, aspirando a regresar a los 8 primeros puestos de la clasificación. ¿Lo conseguirán? ¿No lo conseguirán?

Informe Liga Femenina. El 1×1 de la nueva plantilla de Lointek Gernika

Informe Liga Femenina: 5 claves sobre la nueva plantilla de Cadí La Seu

Análisis en profundidad: las 6 claves de la nueva plantilla de Valencia Basket 2020-2021

Repasamos cuatros factores que pueden resultar claves para alcanzar sus aspiraciones:

– ¿Proyecto continuista?

Hay que coger con pinzas este término en el IDK Euskotren. Si bien es cierto que será uno de los equipos que más piezas mantenga si lo comparamos con el resto de conjuntos de su zona en la tabla el año pasado, hay que tener en cuenta un par de condicionantes. El primero: debido a su capacidad económica y expectativas al inicio de la temporada, IDK fue reconstruyendo la plantilla a lo largo de la pasada competición. Un lujo que no todos se pueden permitir. Por ejemplo, tanto Davydova como Aleksic, que comenzaron la campaña con el equipo, no la terminaron. Por el contrario, llegaron Cousseins-Smith, que continuará esta temporada, y Erika de Souza. Además, hay que valorar qué piezas del roster han hecho las maletas este verano. Ellen Nyström, Erika de Souza y Ariel Edwards, por importancia o años en el club, no son unas bajas cualquiera.

Teniendo en cuenta estos movimientos, respecto al equipo que jugó el Open Day en 2019, siguen 4 jugadoras en el grupo. Erauncetamurgil y Lara González, buenos complementos siempre; Sarr, incombustible; y Laura García, que acabó la temporada 19-20 como un tiro. Un número que supondrá casi el 50% de la plantilla para la temporada 2020-2021. Además, por supuesto, de Azu Muguruza. Por lo tanto, continuarán bastantes activos del club… pero veremos si es un equipo continuista respecto a la línea de la pasada campaña.

– Juego interior

Pocas incógnitas pueden existir con el juego en la zona del equipo de Azu Muguruza en la campaña 20-21. IDK Euskotren contará con uno de los grupos de interiores más potentes de toda la competición. Obviando resultados, misma línea que la pasada campaña. En el mercado, las vascas se han hecho con los servicios de Mariam Coulibaly y Meiya Tirera, dos 5 que ya han demostrado lo dominantes que pueden llegar a ser en la competición doméstica. Una dupla digna de equipo con aspiraciones altas en la clasificación. A ellas se les sumará Toch Sarr, un año más en Gipuzkoa, y la opción de Julia Gladkova, jugadora que se ha ganado a pulso una oportunidad en un equipo de un escalón superior en la competición. Por buscar alguna incógnita con ellas 4, podríamos hacernos varias de las siguientes cuestiones: ¿Compartirán pista Tirera y Coulibaly en algún momento? ¿Cuál será el plan A en el 4, Gladkova o Sarr? ¿Se quedarán cortas en tiro exterior?

En cualquier caso, parece que el papel de Julia resolverá alguna de ellas. Vamos al siguiente punto.

– Polivalencia de Gladkova

Una de las claves de este renovado IDK Euskotren. No solo por el potencial rendimiento que pueda mostrar, sino por el rol que puede desempeñar. Gladkova es una jugadora que puede jugar tanto por el exterior como por el interior, haciendo las funciones de 4. Una opción como la rusa, que pueda abrir la pista, puede ser muy útil para Muguruza. Un movimiento que cobra fuerza si observamos el resto de interiores: Sarr, Coulibaly y Tirera. Cierto es que en la última temporada en España de Mariam su número de triples creció, pero con porcentajes ínfimos de acierto. Caso contrario al de Meiya, que ha tirado de manera excepcional pero con un volumen raquítico.

En cualquier contexto, el equilibrio que pueda encontrar el conjunto vasco con Gladkova será importante en el devenir de la temporada. Si IDK da con la tecla con la rusa, encontrando un buen sistema de espacios que beneficie a los nombres de su juego interior, el camino en la 20-21 lo hará muy posiblemente con la corriente a favor. Sin duda, el gran reto para esta nueva temporada.

– La llegada de Antonia Delaere

Hablamos mucho del juego interior, con motivos y razones, pero en el exterior IDK tiene un gran reto por delante. Mehryn Kraker llegó a San Sebastian como una de las jugadoras más excitantes de la competición. Junto a Hempe, La Seu formó lo que vendía a ser casi una pareja «perfecta» de jugadoras extracomunitarias en el equipo revelación de la Liga Femenina. Principalmente, por su adaptación al equipo y a la categoría. Kraker mostró un certero tiro exterior, buenas salidas tras indirectos, grandes lecturas de situaciones de bloqueo directos… pero antes que eso, una conexión magnífica con el baloncesto de Bernat Canut.

Sin embargo, esta temporada de la estadounidense, un poco en línea con la irregularidad vista en Gipuzkoa, no ha sido la esperada. Recuperarla era primordial para la próxima campaña y en esto parecía confiar el club… pero, tras confirmar el cierre de la plantilla con la estadounidense incluida, finalmente no será así. Antonia Delaere fue anunciada como el recambio de Kraker tras confirmar su marcha por una oferta laboral en la NCAA.

La exterior belga de 26 años llega del Nantes Reze Basket de la liga francesa. Antonia promedió la pasada temporada 13.6 puntos, 3.7 asistencias y 3.8 rebotes en una competición de alto nivel, dejando claro que las expectativas con la belga estaban bien fundadas. Sin duda, ante la baja de Mehryn (y más ante la incógnita del regreso a su nivel), una grandísima opción del mercado para el conjunto de Azu Muguruza.