Nueva temporada, similar Cadí La Seu. Línea continuista en el proyecto de Bernat Canut, aunque con varios cambios determinantes en la composición de la plantilla. El conjunto catalán se movió rápido en el mercado de fichajes y ya ha cerrado el grupo con el que competirá en la Liga Femenina Endesa y Eurocup. Este es nuestro informe:

– Grupo continuista, química de equipo: el gran valor del proyecto de Cadí La Seu. A día de hoy, a no ser que seas un gran club en términos económicos dentro de la Liga Femenina como pueden ser Avenida, Girona o Valencia principalmente, disfrutar de cierta continuidad en el grupo es prácticamente imposible. Sin embargo, proyectos como Cadí, Araski o Gernika, del segundo escalón de la Liga, lo están consiguiendo poco a poco. Respecto a la pasada temporada, Yurena Díaz, Laura Peña, Georgina Bahí, Marina Lizarazu, Irati Etxarri y Ariadna Pujol continuarán en el Pirineo. Seis jugadoras, todas nacionales, que asegurarán la continuidad de la línea de trabajo mostrada durante los últimos tiempos en La Seu d’Urgell.

Además, a este grupo nacional, se sumarán Gala Mestres, Maria Jespersen y Quinn Dornstauder. Tres jugadoras que aterrizarán desde Zamora. Gala llega como buena jugadora de rotación, Jespersen hace lo propio tras mostrar una buena versión con margen de mejora y el caso de Dornstauder es más especial. Quinn demostró hace dos campañas que tenía muchísimo baloncesto en su interior, pero una lesión frenó en seco su trayectoria. Su año en MANN-FILTER fue irregular y de la misma manera comenzó en Zamora tras unos encuentros con Canadá al inicio de la temporada, pero en el último tercio de la competición resurgió. Volvió a dejar brotes verdes de lo que es capaz y, en caso de seguir por la misma línea, podría acercarse a la gran Quinn que un día demostró poder llegar a ser. Intentarlo de la mano de Bernat Canut no parece una mala opción.

– Plantilla muy amplia: Cadí La Seu volverá a apostar por una rotación muy larga. El grupo pasa de tener 11 a 12 jugadoras, pero si profundizamos en el roster las diferencias son mayores. El año pasado, la joven Anna Palma disputó escasos minutos a lo largo de la campaña, mientras que esta temporada Bernat Canut contará con 12 jugadoras entre las que no debería haber tantas diferencias en el minutaje (a falta de ver el retorno de Raventós). Un reparto al que también ayudará, de nuevo, el poder disputar doble competición gracias a su clasificación para la Eurocup.

Sobre el papel, también variará el reparto de minutos en la posición de 5. El conjunto catalán pasará del Moore-Pascua al Geldof-Dornstauder. Ante la pérdida de una jugadora diferencial en la competición como Tinara Moore y el adiós de Luci Pascua, el club ha apostado por un cambio que, en principio, aportará un mayor equilibrio entre titular-suplente y los minutos disputados por ambas. Un cambio de estrategia lógico ante la imposibilidad económica de renovar a Moore. A otro nivel, pero similar a lo realizado por Gernika. A falta de dinero para cambiar jugadora por jugadora, cambios en la construcción global del grupo.

– Baja de Tinara Moore (+ Nogic-Wiese): un adiós bastante duro tras ser testigos de su explosión en la Liga Femenina. Tinara Moore se coronó como una de las mejores pívots de la competición, llevándose el MVP al término -prematuro- de la liga. Tinara aportaba soluciones individuales y condicionaba el juego colectivo del grupo de Bernat Canut. En 27 minutos por encuentro, la estadounidense aportó 15.3 puntos (55.4% T2), 7 rebotes y 1 asistencia. En definitiva, la pívot se despide de Cadí como una de las jugadoras más productivas de la competición.

Además, a pesar de contar con varias bajas, el adiós de Nogic-Wiese también es muy importante. No solo por el nivel de las jugadoras, algo obvio pero no determinante, sino por su importancia en la estructura del conjunto catalán. Wiese y Nogic, junto a Moore y Bahí, eran las jugadoras más utilizadas por Cadí la Seu para finalizar sus acciones. El equipo estaba construido para que, en gran medida, ellas fueran las ejecutoras en ataque. Con sus despedidas, Bernat Canut deberá volver a replantear todo el sistema, viendo a qué jugadoras les da un poco más de importancia a la hora de finalizar.

– Rotación de las bases en la plantilla: una de las incógnitas de esta temporada. Viendo la construcción de la plantilla de Cadí la Seu, sorprende, al menos desde fuera, ver a Yurena Díaz, Marina Lizarazu, Laura Peña y Laia Raventós en un mismo grupo. Es evidente que el cuerpo técnico tendrá una idea a desarrollar en su cabeza, pero será curioso ver cómo es el reparto de minutos y roles en la posición de 1. Parece claro que, en diversos momentos, alguna de estas jugadoras deberá jugar también como escolta. En cualquier caso, estaremos pendientes del desarrollo de la competición.

– Versión de Danni Williams: de zurda estadounidense a zurda estadounidense. Salvando las distancias (tanto de trayectoria como de su juego), Bernat Canut ha querido apostar por darle cierta continuidad al perfil de Sydney Wiese. Danni Williams llega para aportar puntos desde el exterior y sumar otra generadora a Cadí La Seu. Capaz de crearse sus propios tiros, Williams también cuenta con ese punto colectivo que deja entrever que puede tener una buena adaptación al equipo. Sin embargo, su falta de experiencia en grandes competiciones produce una duda bastante lógica que deberá despejar. Respecto a lo comentado anteriormente, parece claro que ella será una de las principales ejecutoras en ataque del equipo.

En un conjunto en el que las incógnitas escasean, puesto que va a continuar un amplio grupo de la plantilla, varios fichajes conocen la competición y Bernat junto a Roger VilaróXavi MiñambresXevi Calm siguen en el banquillo, Williams será una de las claves para marcar el techo de este equipo. El suelo ya sabemos que no será bajo, imposible pensar lo contrario con Bahí, Yurena, Peña o Ari Pujol, pero el rendimiento de la estadounidense será uno de los factores que determinarán en qué escalón se colocará el equipo catalán.

Foto: FEB