Año de cambios importantes en Lointek Gernika. Si hace unos meses hablábamos de ellas como uno de los conjuntos más excitantes, hoy lo hacemos sobre su nueva plantilla, el grupo con el que afrontarán la temporada 2020-2021. Marchas importantes, renovaciones vitales y fichajes coherentes. Este es nuestro 1×1:

Laura Cornelius: una de las gratas noticias de la Liga Femenina Endesa 2019-2020. En su primera campaña profesional en España, la base promedió 8.5 puntos, 3.8 rebotes y 2.3 asistencias en 29 minutos en pista. Buena mano para el tiro exterior, inteligencia para ser una buena directora de juego y una de las notas positivas a lo largo de toda la campaña en Zamora, a pesar del amplio número de derrotas sumado por el equipo. La apuesta por Cornelius en Gernika es importante, puesto que ocupar el puesto de Gaby Ocete es un gran reto. No solo por igualar sus números en un equipo con competiciones europeas, que no es lo más difícil, sino por estar a su altura respecto a la tranquilidad e intangibles en pista de la base nacional. Habrá que darle un poco de tiempo, pero las condiciones ya ha demostrado tenerlas.

Itziar Ariztimuño: volverá a ser la segunda base del conjunto vasco, pero las distancias no serán tan amplias como con Gaby Ocete en plantilla. Al menos, en cuanto a galones por experiencia y poso en el juego. Ariztimuño es pura energía en la cancha, agotadora incluso para el espectador en ciertos momentos. Con tan solo 21 años, el margen de mejora sigue siendo amplio y, tras varios años en la plantilla sumados a la composición del grupo 20-21, podría esperarse un pequeño pasito adelante de la base. Será interesante continuar observando su progresión.

Roso Buch: un seguro en la Liga Femenina Endesa. Rosó Buch cumplirá su novena temporada en la competición y lo hará, por primera vez, en un conjunto vasco. La catalana ha pasado en el último año por 3 de los conjuntos más potentes de la competición: Girona, Valencia y Gernika. Tiro de 3, liderazgo y una gran conexión con la grada. La de Mataró nunca ha destacado por sus números en exceso, pero siempre ha aportado su granito de arena en todas las facetas del juego. Sin duda, una buena jugadora de equipo para grupos que buscan estar en la parte alta de la clasificación.

Milica Ivanovic: la cuarta extranjera del equipo junto a Cornelius, Bjorklund y Roundtree. Nacida en 1988, aportará puntos y una gran experiencia al cuadro vasco. Su llegada, dentro de un conjunto que se ha movido de manera muy coherente, es la que a priori deja alguna duda más. No tanto por ella, ya que ha demostrado que puede ser una jugadora importante en conjuntos de Eurocup, sino por su perfil, el contexto de su última temporada (no fue el mejor terreno para brillar, pero fue de las más destacadas) y el reto que tiene por delante (posición de Dietrick). En cualquier caso, si Mario López consigue equilibrar una buena rotación entre Rosó y ella, sin que la serbia tenga que absorber un amplio volumen de minutos, podría ser una buena noticia para el colectivo y una pareja útil para el 2 (sumando a Alberdi).

Marta Alberdi: la benjamina del grupo. Con tan solo 19 años y tras estar dos temporadas a caballo con el primer equipo, Alberdi pasará a estar dirigida por Mario López en exclusiva. Lógicamente, partirá como jugadora número 12, pero Alberdi ya ha dejado claro que es uno de los retos más grandes a los que se va a enfrentar y que es consciente de que a partir de ahora va a tener que esforzarse como nunca antes. Dicho esto, campaña para disfrutar y aprender junto a grandes jugadoras.

Angie Bjorklund: deberá ser la líder exterior en la temporada 2019-2020. La jugadora estadounidense, salvando las distancias, podría asociarse un poco con la figura de Julie Wojta. Viene de hacer un temporadón en Italia y destaca por su capacidad (y acierto) anotadora desde la línea exterior. Con 31 años, etapa de madurez de su baloncesto, y un físico destacable (1.88cm), a pesar de ser Gernika un colectivo bastante compacto, no sería de extrañar que Mario López le otorgara ciertas licencias en el volumen de tiro si está al nivel esperado. Las opciones con la estadounidense, en la búsqueda de sus tiros, se multiplican para el conjunto vasco: Bjorklund finaliza bien tras diversos tipos de recepciones y tampoco se limita a un tipo de acción para ejecutar sus lanzamientos. Muchas papeletas para ser una jugadora con la que divertirse en esta nueva campaña.

Naiara Díez: la capitana general de la ciudad. Naiara ha vivido todas las etapas del proyecto del club, desde su ascenso a la LF hasta las aventuras europeas del pasado curso. No tendrá un papel vital dentro de la pista, sus minutos serán más bien escasos, pero su importancia dentro del club volverá a ser fundamental. Su continuidad es una gran noticia para el conjunto de Mario López.

Profundizando en el proyecto de Gernika. Entrevista con Naiara Díez, capitana del equipo vasco

Belén Arrojo: brilló en Sant Adriá, no consiguió hacer lo propio en Avenida por múltiples razones (y no todas estaban en su mano) y viene de firmar un potente año en Gernika. Uno que le ha vuelto a poner en la órbita de la Selección Española. Belén se ha reencontrado como jugadora en uno de los equipos con un baloncesto más divertido de la Liga Femenina Endesa. Este año, viendo las bajas, su nivel de importancia debería aumentar otro escalón. Cortando por línea de fondo, con su tiro exterior y ayudando bastante en el rebote, la granadina ha demostrado que, sin llevar las riendas del grupo como en Sant Adriá, puede asumir diferentes roles a la perfección.

Margaret Roundtree: otra jugadora que aporta múltiples opciones al conjunto de Mario López. Al poder jugar de 3 y de 4 gracias a sus condiciones físicas, Gernika se ha acostumbrado a exprimir esas ventajas que le da Roundtree al equipo. Si físicamente la alero rival es inferior a ella, es momento de la estadounidense. Si la ala-pívot rival no es excesivamente rápida en sus movimientos o dura en el contacto, también es momento de la estadounidense. Y, si sumamos la continuidad de Arrojo a la suya, las opciones se multiplican. Por números, su última temporada no estuvo entre sus mejores años en la competición, pero viendo que contaba con Dietrick, Wojta o Milic en el equipo, es más comprensible. Sin ellas, un nuevo pasito adelante de Margaret no vendrá mal al equipo vasco.

Paula Ginzo: nuevo reto en la trayectoria de la jugadora de Santoña. Tras dos temporadas siendo una de las referencias en todos los términos del CB Al-Qázeres, el rol que ocupará en Gernika será bien diferente. Con tres interiores de alto nivel como Roundtree, Nogaye y Colhado, además de la opción de Arrojo al 4 en momentos puntuales, el papel de Ginzo estará más ajustado a sus cualidades y posibilidades. Y, para una jugadora de 22 años que viene soportando tanto peso (en exceso incluso) en la zona de un equipo que peleaba la salvación, será una nueva etapa positiva. Capacitada para jugar en cualquier posición interior, Ginzo aportará versatilidad y soluciones en ataque, tanto de cara como posteando, y un carácter inseparable al de su figura. Con su llegada, junto a la continuidad de Roundtree, la posición de 4 podría ser la gran favorecida en esta nueva campaña.

Nadia Colhado: uno de los grandes nombres del mercado en Gernika. La llegada de Colhado solo lleva consigo un asterisco, el físico. Si las lesiones le respetan y está en forma, estamos hablando de una campeona de liga y una de las mejores interiores de la competición. Sin duda, otro movimiento bien tirado por las vascas tras la baja de Milic, un adiós que, con el presupuesto de Gernika, no se puede suplir de manera directa por otra jugadora que asegure el mismo nivel. Puntos, liderazgo, solidez en la zona… Poco se puede contar de una vieja conocida de la competición que no se conozca ya.

Nogaye Lo: otra jugadora nacional con futuro por delante (cumplirá 24 años en agosto). Dependerá del estado en el que vuelva Colhado a las pistas, pero Nogaye, sobre el papel, volverá a tener un papel similar al del año pasado. Posiblemente, si sigue en su línea y sin Milic en la plantilla, con algún minuto más. La interior promedió 7.1 puntos y 3.6 rebotes en 17 minutos por encuentro, aprovechando cada instante sobre la cancha. Además de su tamaño en la zona, la evolución de Nogaye con el tiro es evidente. En la temporada 19-20, anotó un 45,5% de sus tiros exteriores en la competición doméstica, un nivel de acierto totalmente desconocido a lo largo de su trayectoria en LF.

¿Qué expectativas tener con el nuevo Lointek Gernika?

Salga una buena o mala temporada, los movimientos de Gernika están bien tirados. Y eso es lo que importa. Controlar rendimientos es imposible, puesto que los factores que influyen en estos son amplios y diversos, pero tener la seguridad de que la plantilla es coherente es lo más importante. Y, viendo las bajas sufridas o la situación económica, la de Gernika lo es.

Sin embargo, ver con los mismos ojos que la pasada temporada a este Gernika sería injusto. Las marchas de Dietrick-Wojta-Milic, a las que deberíamos sumar la de Ocete por razones variadas, son de una importancia enorme. No solo por su nivel en la pista, sino por la manera en la que encajaron en el equipo y en el proyecto. El quinteto conformado por el póker mencionado y Roundtree, a la altura de cualquiera en la competición doméstica, será muy complicado de repetir. Y por eso hay que ajustarse a la realidad de cada momento.

Esta situación, sumada al crecimiento de Valencia o al nivel de las plantillas de Avenida o Girona, vaticinan un salto mayor entre el primer y segundo grupo de la competición. Un espacio en el que Gernika se había asentado como nexo conector. En caso de repetir ese papel esta campaña, el mérito por parte de jugadoras y cuerpo técnico será incluso mayor que en pasadas temporadas. A priori, pedir a Gernika que esté un año más en el TOP-6 de la competición sería lo lógico. Por el momento, toca esperar.

Foto: FEB