La selección femenina de baloncesto es campeona de Europa. Lo es tras haber ofrecido de nuevo su mejor versión en la final, en la que venció claramente a Francia (71-55). Lo es tras dejar otro torneo para el recuerdo.

El conjunto de Lucas Mondelo fue un reloj. Las jugadoras cumplieron siempre su rol, fuese este más brillante u oscuro, y el resultado fue baloncesto de muchísimos quilates. España ha sido este Eurobasket una máquina de defender, con todas las internacionales cubriendo la espalda de cada compañera. Pero también una máquina de atacar. Ha dejado un juego de antología.

Existen innumerables acciones que destacar pero quizás la mejor muestra de ese nexo entre nivel, solidaridad y diversión sea esta jugada en la final. Una sucesión de pases y movimiento sin balón espectacular: