Hace unos días la NBA anunciaba su nueva medida estrella para la G-League: a partir de la temporada 2019-2020, la liga de desarrollo podrá ofrecer contratos hasta de un máximo de 125.000 dólares a los mejores jugadores que terminen su etapa de instituto, convirtiéndose así en una alternativa directa a la NCAA y un salario más alto que el que se puede alcanzar en la WNBA.

Según ESPN, a partir del verano de 2019 la G-League ofrecerá contratos selectos (“select contracts”) por valor de 125.000 dólares a los proyectos de élite que tengan al menos 18 años pero no sean elegibles aún para el Draft. Intentarán atraer a jugadores que iban a ser one-and-done en la NCAA con una buena cantidad económica y la posibilidad de beneficiarse de pertenecer a la estructura de una franquicia de la NBA.

Esta medida ha levantado algo de polémica porque estos salarios estarán muy por encima de los que cobra el jugador medio de la G-League, lo cual pondrá una diana sobre los jugadores que los cobren, y porque la liga de desarrollo es aún muy precaria en cuestión de desplazamientos, alojamientos y gestión del día a día en general.

Pero eso no es nada comparado con la reacción que han tenido las jugadoras de la WNBA cuando se han enterado. Después de reivindicar durante los últimos meses un reparto de los ingresos más justo, las jugadoras de la liga femenina se encuentran ahora que estos jugadores seleccionados salidos del instituto tendrán un salario mayor que el máximo que se puede cobrar en la WNBA. Y, como es lógico, han puesto el grito en el cielo.

La estrella Brittney Griner ha sido una de las más críticas con esta publicación en Instagram.

“Debe de estar jodidamente bien salir del instituto llevándote eso. Nosotras no hemos visto esas cantidades hasta que nos hemos ido fuera. LEJOS DE NUESTRAS FAMILIAS Y AMADOS Y TENIENDO QUE JUGAR EL AÑO ENTERO. No digo que ellos no se lo lleven. Así que los que queráis ser matones de Internet y los hombres que pensáis que las mujeres deberían estar calladitas sentad el puto culo. Algo tiene que pasar para que la gente mande al demonio eso de jugar durante los veranos, y decidamos descansar nuestros cuerpos para jugar en el extranjero, donde podemos ganarnos la vida. La gente se olvida de que hacemos esto para proveer para nosotras mismas y para nuestras familias. SÍ, también lo hacemos porque nos encanta jugar y por amor al juego. Sin embargo, no podemos pagar las facturas con nuestro amor por el juego”. 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Must be fucking nice coming out of college getting that. We def didn’t see any money like that till we went overseas. AWAY FROM OUR FAMILIES AND LOVED ONES AND HAVE TO PLAY YEAR ROUND. I’m not saying that the dudes shouldn’t get it. So you crazy internet want to be thugs and you men that think women should just be quiet you can just sit y’all silly lil a## down! Something has to give before ppl just say the hell with playing durning the summer, and just rest our bodies and play overseas only were we can make a living for ourselves! People forget that we do this to provide for ourselves and our families. We do this YES because we love to play ball and for the Game! However, I can’t write on bill for the love of the game and think it’s going get paid lol!

Una publicación compartida de Brittney Griner (@brittneyyevettegriner) el

Las jugadoras de la WNBA ganan mucho más dinero en otras ligas, especialmente jugando en China. Una de las mejores del mundo, como es Liz Cambage (quien ahora mismo posee el récord de puntos en un partido de la WNBA), durante años prefirió jugar en China y ahora se plantea volver a hacerlo.

La NBA ha querido dar un impulso a su G-League… y con ello ha conseguido cabrear aún más a las jugadoras de la WNBA.