¡Igualito que en Nueva Zelanda! La selección española sub-17 femenina, campeona de Europa el pasado verano en categoría sub-16, ya está concentrada y preparando el próximo Mundial sub-17. Un combinado de ensueño, con varias jugadoras que ya han llegado a debutar en Liga Femenina 2 e incluso en Liga Femenina. Mucho talento reunido. ¿El próximo objetivo? Repetir hazaña, sin duda, aunque tienen claro que lo conveniente es ir partido a partido.

Víctor Lapeña, seleccionador, hizo balance (para la Federación Española de Baloncesto) de como estaban entrenando las chicas antes de partir hacía Italia para jugar un par de partidos amistosos y continuar con la preparación: “Durante los primeros días de concentración había analizado al grupo junto a Mario e Isa; teníamos un buen bloque de jugadoras en el plano individual pero nos faltaba cierta chispa y alegría como bloque para ser un auténtico equipo. Tenemos un gran espejo en el que mirarnos y ese no es otro que el equipo senior que lograra el Europeo de Francia el año pasado así que, con el objetivo de tratar de contagiar ese espíritu a nuestras jugadoras, encargamos a Bárbara Llull un ejercicio que no tardaría en obtener resultados”.

¿Por qué un haka? Lo expica Bárbara Llull, la preparadora física: “Tal y como explicaba Víctor, durante los primeros días habíamos observado a un equipo con mucha calidad y con una técnica casi perfecta pero al que le faltaba cierta alegría como grupo, es por este motivo por el que nos pusimos manos a la obra para preparar una sesión diferente en la que nos marcamos como objetivo que comenzaran a disfrutar jugando juntas para tirar unas de otras”.

Sin duda, un entrenamiento diferente y que servirá para unir a un grupo que tratará de lograr algo grande en la República Checa, país donde se celebrara el Mundial sub-17 femenino.

Vídeo: Pablo Romero/FEB.es