Los Juegos Olímpicos están cerca, pero todavía falta un último paso para la Selección Española femenina. Mañana todos atentos, porque en Belgrado se deciden los pases para el torneo más deseado. Analizamos qué necesita el conjunto de Mondelo para estar en Tokio 2020:

Corea vs China (12:00, domingo) y Gran Bretaña vs España (14:30, domingo)

  • Ganar a Gran Bretaña. Con una victoria, el pase es seguro.
  • Si Corea pierde vs China… España deberá caer por menos de (de momento) 70 puntos
  • Si Corea gana vs China… España deberá ganar

Pero.. ¿Cómo se ha llegado a esta situación?

Dura derrota (62-64) de la Selección Española femenina en su segundo partido del Preolímpico. Tras ganar a Corea del Sur, España se enfrentaba a China, un encuentro complicado en el que se iba a necesitar una gran versión del combinado de Lucas Mondelo.

El partido, igualado en un inicio, se complicó a partir del segundo periodo. Las chinas, desde su superioridad en el rebote, ponían distancia en el marcador gracias a un parcial de 6 a 22, el cual dejaba un contundente 21-34 al descanso. España sufría atrás, pero en ataque tampoco encontraba el acierto. Ni en los tiros liberados ni en los punteados, siendo clave la envergadura de las interiores chinas para desviar los intentos de las españolas.

El partido parecía entrar en un punto sin retorno, pero las sensaciones en los compases finales del tercer cuarto dieron un pequeño giro. Laia Palau, Marta Xargay, Silvia Domínguez, Laura Nicholls y Alba Torrens, máxima anotadora (17) del encuentro, hacían creer al resto de sus compañeras en la remontada y España se enchufó. De tal manera lo hizo que, en los minutos finales, devolvió el parcial a China, con un 22-6 que les colocaba por delante a falta de dos minutos para el final… pero un aro pasado magnífico de Ting Shao devolvía a China el liderato en el electrónico.

Y en la jugada final, llegó la locura. España encontró la manera de salir de la presión y Alba Torrens se fue directa hacia el aro… pero falló. Y así, tras dos rebotes ofensivos, de Xargay y la propia Torrens, hasta en tres ocasiones. Una auténtica lástima visto el esfuerzo colectivo para hacerse con la victoria en un mal día.