Fue la final soñada para España. Un dominio de principio a fin cimentado por un gran primer parcial de 32-21 y en el que las de Lucas Mondelo no perdieron la cabeza del partido en ningún momento. El resultado final 86-66, fiel reflejo a un campeonato impecable de la selección.

Aquí os dejamos lo mejor de esta histórica final:

Y todo eso solo en la primera parte, una primera mitad fantástica en la que España anotó 50 puntos.