Ángela Salvadores hizo las maletas el pasado verano y puso rumbo a Bolonia. La Lega, una competición con fuertes restricciones en cuanto a las extranjeras presentes, le esperaba con los brazos abiertos. Una oportunidad que debía aprovechar… y así ha sido. Meses más tarde, ya podemos afirmar que se ha convertido en uno de los nombres propios de la liga italiana. A falta de una resolución sobre el final de la Serie A, la propia cuenta de la Lega deja claro el nivel mostrado por la asturiana, catalogándola como «uno de los talentos más cristalinos de la Serie A».

En la web de la Lega Basket Femminile, Ángela Salvadores ha valorado positivamente la segunda vuelta de la Virtus, al igual que la llegada de Andrea Liberalotto al banquillo una vez iniciada la campaña. Además, ha añadido que le parece correcta la decisión de parar el campeonato, ya que el baloncesto no es lo más importante en estos momentos. Unas afirmaciones que completamos con nuestra charla con la joven jugadora de la Virtus:

Bolonia, ¿qué te parece la ciudad?

Me encanta, tanto la ciudad como el equipo. Para vivir es una maravilla y en la Virtus estoy genial. Es un club que tiene sección masculina y se nota muchísimo en cuanto a facilidades, herramientas, etc.

¿Podría decirse que es un proyecto similar a Valencia Basket en cuanto a igualdad y objetivos?

Sí, es el primer año que hay chicas en la Virtus. Es un proyecto nuevo. Recibimos el mismo trato que reciben ellos, entrenamos en las mismas instalaciones, jugamos en el mismo pabellón… Todo es igual. En ese sentido, sí que puede ser un poco del estilo de Valencia Basket.

¿Y qué te llevó hasta Italia y la Serie A?

A mí no me importa el país en el que juego. Obviamente, para irte a algunos países como Turquía te lo tienes que pensar dos veces, pero en general no me supone ningún impedimento. El proyecto de la Virtus me gustaba mucho, era totalmente nuevo y, aunque solo se pueden tener 3 extranjeras en Italia, confiaron en mí para ese rol tan importante. Eso me llamó mucho la atención, al igual que su historia. Jugar en PalaDozza, que está en el centro de Bolonia, también me gusta.

Habiendo jugado en ambas, ¿prefieres la Liga Femenina Endesa o la Lega?

Son diferentes, principalmente, por el límite de extranjeras que hay en Italia. En España, con tener 4 españolas ya te vale. No es lo mismo, pero bueno, yo también he jugado en Hungría, que había normas de extranjeras y todo, y cada liga tiene sus características. Eso me ha aportado mucho, el saber adaptarme a los ritmos, arbitrajes, estilos de juego…

¿Y hablando de estilo de juego, qué diferencias notas?

En Italia hay muchísima intensidad, las jugadoras italianas salen siempre a morder. Y, a pesar de que algunas técnicamente no son tan buenas como las extranjeras que pueda haber en España, ellas lo saben y salen a muerte. Eso se nota en el ritmo. Para mí, es la principal diferencia.

Si todo se da y te ofrecen continuar, ¿tu idea es seguir?

Sí, a mí me encantaría. No me he sentado a hablarlo con ellos por la situación actual, pero a mí me gustaría.

Además, es un proyecto a largo plazo por lo que me has comentado, ¿no?

Es un proyecto nuevo y se necesita tiempo. Este año empezamos con un entrenador que no tenía mucha idea de este mundillo, pero en cuanto cambiaron y vino uno nuevo que tenía experiencia hasta en Euroliga, dimos un salto de calidad. Hay que ir con paciencia, por eso digo que me gusta que hayan confiado en mí para este proyecto. Este año, obviamente, no iba a ser llegar y besar el santo, porque eso es imposible, los equipos grandes no se construyen en una temporada, pero el objetivo es seguir creciendo y llegar a lo más alto en 3 o 4 años. No podemos pedir ser un equipo top de la liga en 6 meses… partiendo totalmente desde cero.

 

Quizá te interese…

Los Juegos de Tokio ya tienen fecha exacta de celebración en el próximo verano