Ida de semifinales de la Eurocup.  Uni Girona se enfrenta en casa al Lattes Montpellier. No consiguieron la victoria pero lo celebraron. Para el que no lo entienda pasaron de perder por 18 puntos a tan solo 3. ¿Qué significa esto? Pues que en el partido de vuelta que jugarán en Francia solo necesitan ganar de 4 puntos para llegar a la gran final.

¿Culpables? Todos y todas. Desde el entrenador, Eric Suris, por hacer creer a sus jugadoras hasta el público que no perdió la fe cuando veía ese -18.

El ingrediente de la remontada estaba servido: Jugadoras y público unido, ambiente maravilloso y un pabellón, Fontajau, lleno.

El objetivo no era fácil. El rival contaba con dos jugadorazas como Whitcomb y Dabovic y el conjunto catalán estaba tocado tras perder por 27 puntos ante Perfumerías en la Liga Día.

Pero nada de eso fue un problema. Dicen que cuando uno está más hundido es cuando más saca sus puntos fuertes y Girona lo encontró.

Un parcial de 10-0 y luego otro de 0-11. Al descanso, un 28-36. Al final del tercer cuarto, 39-57.

No pintaba bien. Era la realidad.

Pero Hampton (32 puntos) sí creyó y con ella el resto. Laia, Williams, la propia Buch o Nuria Martinez. Desde -18 al -3. La locura se instalaba en Fontajau

66-69. Sí, es una derrota pero qué bien sabe una derrota así. De tenerlo perdido a seguir creyendo.

“Fuimos fuertes en defensa y realmente creo que perder por 18 puntos no era un resultado justo. Estamos vivos. Seguiremos creyendo hasta el final y mis jugadoras no se rendirán. Las Semifinales están abiertas y queremos disfrutar de la EuroCup Women hasta el último segundo”, dijo Eric Suris.

El jueves seguirá el orgullo del Uni Girona en Francia, con el objetivo de una final europea.