Juega de base (o escolta), mide 2.00 metros, tiene 17 años y desde Cataluña tuvo que marcharse a las Palmas de Gran Canaria para iniciar una aventura que le está convirtiendo en uno de los jugadores más prometedores del baloncesto español. Su nombre es Diamond Onwuka, sus padres son nigerianos y su historia comenzó en Mataró, ciudad catalana que le vio crecer y anotar sus primeras canastas hasta que a sus 11 años el Barça se fijase en él y se hiciera posteriormente con sus servicios. Ahora brilla como jugador del Canarias Basketball Academy «Black».

Perdí toda mi confianza en Barcelona y decidí regresar a casa para de alguna forma volver a recuperarla

Antes de marcharse al archipiélago canario tuvo que volver a la Unió Esportiva Mataró. «Perdí toda mi confianza en Barcelona y decidí regresar a casa para de alguna forma volver a recuperarla«, comenta un feliz Diamond por como está transcurriendo la temporada para él y el conjunto insular.

En Mataró jugó su primer año siendo cadete; en el segundo ya estaba vinculado a la CBA, ambicioso proyecto de Rob Orellana y que desde su inauguración en el año 2007 ya puede presumir de haber conseguido enviar varios jugadores a Estados Unidos (NCAA) para que continúen con su formación. «Para unirte a la Canarias Basketball Academy tienes que ser mentalmente muy fuerte, ya que eso significa dejarte a la familia y amigos en casa», explica Onwuka.

«Aquí se trabaja muy duro y estoy muy contento por ello, puesto que gracias a ello creo que todos los jugadores que estamos aquí estamos mejorando muchísimo», añade el prometedor director de juego. Con más de cuatro horas diarias de entrenamiento Diamond Onwuka ha pasado de ser un desconocido a un habitual en las dos últimas convocatorias de la selección española sub-17. «El grupo que la Federación Española de Baloncesto juntó en Semana Santa me parecía interesante», comenta cuando le preguntamos si espera que su nombre aparezca en la lista definitiva para jugar el próximo Mundial.

A cerca de que hará con su formación el jugador nos declara no haber decidido todavía nada. «No sé si jugaré en Estados Unidos o en Europa». Sin duda, el ser un jugador superdotado físicamente y sobrado técnicamente conlleva a pensar que no le faltarán ofertas en el día de mañana. Mientras tanto sigue disfrutando y mejorando con Pepe Carrión, entrenador de la Canarias Basketball Academy ‘Black’.

1 Comentario

Comments are closed.