Adiós Marín, hola Milán. La temporada sigue para los Campeones de España y tras sumar el tercer título de la temporada intentarán hacer pleno y reinar en Europa. Sin duda, el Real Madrid ha conseguido formar uno de los equipos juniors más potentes en el Viejo Continente, mezclando talento, inteligencia y poderío físico. En Marín el jugador más decisivo para los capitalinos fue el senegalés Waly Niang, protagonista en la final ante el Unicaja de Málaga con 19 puntos, 14 rebotes y 27 de valoración en 37:32 minutos.

Niang, MVP de la final, ha sido una de las gratas sorpresas en el Campeonato de España. Se trata de un interior muy complicado de parar cerca del aro, ya que con su envergadura y físico es superior al resto de pívots. Waly, que solamente lleva año y medio jugando a baloncesto, es junior de segundo año y Milán será el escaparate perfecto para terminar de explotar y hacerlo ante toda Europa en uno de los eventos más importantes de la temporada. Sin duda, por sus manos pasan muchas de las opciones del Madrid.

Junto al africano también destacaron las figuras de Santiago Yusta, Jonathan Barreiro, Emanuel Cate, Andrej Magdevski o el cadete Samba Thiago.

Ecate
Emanuel Cate (Foto: Víctor Belinchón)
  • Yusta-Barreiro, una pareja letal: Uno es titular y el otro suplente, de hecho, coinciden muy poco ambos juntos en la pista, pero son una pasada jugando a baloncesto. También decisivos en el esquema de Paco Redondo. Jugadores con un perfil similar, técnicamente superdotados y físicamente superiores a sus rivales. Una auténtica barbaridad con todo a favor para ser protagonistas en el día de mañana jugando en la élite. En Milán deben continuar siendo decisivos para que el Madrid consiga alzar el cuarto título de la temporada, igual que Magdevski, uno de los tapados en Marín.
  • Emanuel Cate, un fenómeno salido de la nada: Internacional U16 con Rumanía, formado en las categorías inferiores del Dan Daciam Bucarest y desde el pasado mes de septiembre jugador vinculado al Real Madrid. Pívot de 2’02 y 16 años que ha empezado de la mejor manera posible su etapa de blanco: fue decisivo en Hospitalet, en la ‘Final Four’ de la liga madrileña y causó buena impresión en el Campeonato de España Junior. Era un desconocido para muchos hace siete meses, pero ahora y después de lo conseguido su nombre ya está en la lista de «jugadores a los que prestar especial atención».
  • «Al ritmo de Samba», auténtica diversión: El juego de los de Paco Redondo es diferente a la vez que atractivo, parte de la culpa es de Samba Thiago, a quien antes del Campeonato de España Junior ya señalábamos como uno de los jugadores a seguir. El pívot cadete nacido en Senegal y que apenas lleva dos años jugando a baloncesto fue decisivo en el transcurso del Campeonato para los de la capital de España apareciendo en los momentos más duros para los madridistas: frente al Cajasol de Sevilla y Unicaja de Málaga. En Milán también estará aportando su poderío físico en ambas partes de la pista.
Dani Rua
Dani de la Rua (Foto: Víctor Belinchón)

Además de éstos, también fueron claves del último éxito blanco dos directores de juego muy parejos, de la generación del 97′ y con un futuro prometedor: Andrés Rico y Daniel de la Rua.

Rico es «uno de los veteranos» del conjunto blanco. Llegó siendo infantil de primero y ahí sigue, maravillando a todos con su técnica individual y facilitando el trabajo a sus compañeros con su perfecta dirección en el juego. Con similares virtudes que el madrileño está Dani de la Rua, a quien también deberíamos sumar su facilidad para anotar desde más allá de la línea de 6’75 y su intensidad e inteligencia en tareas defensivas.

No olvidemos que junto a ellos también está el macedonio Magdevski (1996), quien al poder jugar en la posición de escolta suele compartir minutos con alguno de estos dos.

Mulero
Guille Mulero (Foto: Víctor Belinchón)

Quien no estuvo al nivel exigido y esperado fue Jonathan Kasibabu. El interior africano no hizo un mal trabajo en defensa ante Unicaja de Málaga (9 rebotes) pero este año ha estado menos participativo en ataque, donde hasta la temporada pasada siempre fue uno de los jugadores más decisivos en el baloncesto de formación español.

Junto al africano tampoco tuvieron demasiados minutos en el campeonato Rafa Blanco, Guille Mulero y Nacho Díez (hermano de Dani Díez).