Cedric Belemene. El congoleño que explotó en el Campeonato de España Junior en 2014. En ese momento medía 1.98 m. y tenía 17 años. Juega de alero y ala-pívot.

Desde aquel Campeonato de España Junior todo fueron halagos para el jugador congoleño que se mudó a Galicia para abrirse camino en el complicado mundo del baloncesto. En ese Campeonato Junior consiguió obtener unos promedios de 17’8 puntos, 17’1 rebotes, 3 asistencias, 3’6 recuperaciones, 4’1 faltas recibidas y 32’8 de valoración por partido.

10153889_10152382042414076_8001163770441717214_n (1)Obviamente sus buenas actuaciones sirvieron para despertar el interés de distintos clubes que hasta fechas anteriores al Campeonato de España no tenían el foco puesto en Belemene, del que conviene recordar que consiguió ser el MVP del Campeonato de España en categoría sub-16. Él antes de jugar al baloncesto tenía el fútbol y el voleibol como deportes favoritos, los cuales practicaba habitualmente en el colegio. Un día dejó de chutar y golpear la bola para probar a lanzarla y botarla, una experiencia nueva que terminaría gustándole y cambiándole la vida. Eso ocurrió en 2009.

Un año después (2010) y tras anotar sus primeras canastas a los servicios del Diablo Negro, equipo de Brazzaville (su localidad natal), continuaba manteniendo la ilusión por continuar aprendiéndolo todo sobre el deporte de la canasta, por lo que se animó a participar en un Campus que el NBA Serge Ibaka organizaba en Kinshasa (Congo democrático). Ahí cambió su vida.

En el mencionado campus conoció a una leyenda del baloncesto español que ha sido clave en la vida de Cedric. Anicet Lavodrama, histórico jugador del Club Baloncesto Ferrol y que también pasó por el Club Baloncesto Valladolid y Club Joventut de Badalona, descubrió a Cedric Belemene, un jugador que por aquel entonces era físicamente superdotado y que daba la impresión de progresar mucho técnicamente. Lavodrama creyó que sí y tras el campus habló con los padres de éste y más tarde consiguió encontrarle un hogar en España. Fue a parar a Marín, su casa los últimos 4 años ante de marcharse a Málaga. No vendría sólo para España, su hermano Romaric hacía las maletas para aterrizar en Málaga.

10247206_10152353240234076_8865676541674946857_n«Cuando vino a Marín solamente sabía saltar, pero era muy trabajador y se notaba en su rostro que disfrutaba y se divertía jugando a baloncesto, por lo que cuando empezó a ‘cogerle el tranquillo’ comenzó a cuajar buenos partidos que se convertían en victorias para el Peixegalego», nos confiesa la gente que vio aterrizar a Cedric en el ‘Peixe’. Junto a él también llegaron a la Real Villa pontevedresa Ted Kapita y Kiril Podkovyrov. El primero de estos dos fue protagonista en el Campeonato de España Cadete de hace dos años. Los tres juntos condujeron al Marín Peixegalego hacía la mejor etapa de su historia: consiguieron guiar al equipo hacía un histórico segundo puesto en el Campeonato de España celebrado en 2012.

«Me gusta mucho el baloncesto y también me gusta devolver el cariño a la gente. En Marín mis compañeros y amigos siempre me han tratado como un hermano y yo sentía que no podía fallarles, ellos hicieron que mi adaptación fuese perfecta y consiguieron que en poco tiempo estuviese cómo en casa. Creo que la culpa de lo bueno que me está pasando no es sólo mía, es del Marín Peixegalego y de todos los aficionados que también son mis amigos«, explica un MVP que acude al campus de Serge Ibaka y que conocer a Anicet Lavodrama le cambió la vida.

En la temporada 2014-2015 Romaric Belemene fue clave en la permanencia del Clínicas Rincón en la Adecco Oro, determinante para que el Unicaja de Málaga junior ganase el campeonato de España Junior. Por sus características es un jugador que él mismo se va a marcar su propio techo, sin lugar a dudas. Ahora es un escolta-alero de 2.02 metros que ha destacado en Adecco Oro y al que todavía le queda mucho camino por recorrer en el siempre complicado mundo del baloncesto. Aquí no hay que dejar de trabajar nunca”, comentaba su entrenador.

Scouting de su juego gracias a @Scoutbasketball:

Fotos: Carlos Parada (CPH)