Historias sobre Kevin Garnett. El medio estadounidense Bleacher Report recogió en un artículo diferentes anécdotas, curiosidades, vivencias que el pívot ha tenido con diferentes personas. Lo curioso, que no lo hace él.  Hablan del jugador ya retirado. De su comportamiento, forma de ser, actitud…

En ellas, podemos leer como Flip Saunders explica que para Kevin cortar a un jugador, cambiarlo o que se fuera del equipo era algo que odiaba y que le costaba entender. Sobre todo con los jugadores jóvenes. Uno de ellos, ex compañero ya, Mason Plumlee, explica así el primer encuentro con Garnett:

  • «Mira, yo he hecho todo para ser All-Star, he sido MVP, he ganado un campeonato. Todo lo que te digo es para ti. Vienes a un lugar de éxito, tú sabes que yo quiero que lo hagas bien, porque yo ya he hecho todo». Era como que él -explica Plumlee- quería jugar, todavía era bueno pero no tenía que demostrarlo. Pero es curioso, decía eso y entonces él jugaba como si fuera a probarse a sí mismo cada noche. Siempre me acuerdo de eso. Eso me dio confianza y me ayudó».

Otro de los temas es el de la estatura. Siempre ha medido 2.13 (7 pies) pero Garnett ha insistido a todos los entrenadores, agentes y directivos que mide 2.10 (6’11»).  Esta anécdota la han conocido varios ex compañeros:

  • Sam Mitchell: Oh, él se enoja. Nunca quiso ser 7 pies, para que no le pusieran en el centro. Nunca quería jugar en el centro.
  • Flip Saunders: No le gustan las etiquetas. Él no quiere ser etiquetado como un pívot. Así que yo solía llamarlo 6’13», porque es realmente 7′.
  • Jim LaBumbard: Él se mantuvo firme, desde el día 1. Hemos tenido otras personas que vienen a nosotros con peticiones sobre el peso y cosas por el estilo.  Yo sólo me reí de él.
  • Flip Saunders: Nunca dejes que nadie lo mida.

Aunque sin duda alguna, una de las anécdotas más curiosas es la que cuenta Tyronn Lue, ex jugador y entrenador de los Cavs en la actualidad:

«Mucha gente habla de que su forma de ser en la cancha es teatro, que finge para llamar la atención, pero es que él es así. Un día estábamos en su casa y estábamos viendo el show de ‘Puff Daddy’s Making the Band’ , y en una de las escenas, algunos chicos cantaban y competían. Y KG se volvió loco. ‘¡Motherf —- r, tienes que luchar! ¡Tienes que luchar! ¡Motherf —- r, tienen que ir juntos!’ Se vuelve loco, se pone a sudar. Y va contra la pared un cabezazo y hace un agujero en el muro de la casa».