Uno de los mejores equipos de la Liga EBA. El Aquimisa Carbajosa es el único conjunto de categoría nacional que no conoce la derrota esta temporada y ya suman 18 victorias consecutivas, una cifra que no para de aumentar semana tras semana. El club cuenta con todos los ingredientes que confeccionan un equipo ganador y, entre ellos, se encuentra un nigeriano de 26 años… que se llevó el MVP de la última jornada.

Su nombre es Bola Olaniyan y llegó este último verano. Tiene 26 años, mide 2.03 y cuenta con experiencia en dos importantes universidades de la NCAA, Southern Illinois y Alabama. El jugador del Aquimisa explotó este fin de semana, ya que en su encuentro frente al Caja Rural de Zamora firmó 20 puntos (7/12 TC), 24 rebotes, 11 de ellos ofensivos, 3 asistencias, 4 recuperaciones, 1 tapón y 10 faltas recibidas. En total, 47 de valoración. Una auténtica exhibición.

La trayectoria de Bola Olaniyan no ha sido sencilla. Empezó a jugar tarde y tuvo que dejar su tierra para poder seguir formándose, una historia que contó a María Pedrosa en una entrevista en Sal Deporte: Realmente no me gustaba el baloncesto, toda mi familia jugaba al fútbol y yo solo había visto eso. Todo el mundo me decía que si lo probaba me encantaría, así que le di esa oportunidad y no se equivocaron. Empecé muy tarde, con catorce años más o menos, y solo los fines de semana. Era cuando no tenía colegio, jugaba en la calle con mis amigos. En África no tienes esa oportunidad de seguir estudiando al mismo tiempo que juegas al baloncesto en un club o en un equipo competitivo, por eso decidí irme a Estados Unidos»

En esa misma conversación, el propio Bola reconoció que, además de empezar tarde, las condiciones en las que entrenaba eran muy peculiares: «En Estados Unidos tuve la oportunidad de estudiar, de tener una carrera al mismo tiempo que entrenaba y en definitiva comencé a jugar de verdad al baloncesto, hasta entonces solo había entrenado en la calle. De hecho, la primera vez que tuve un entrenador fue allí, en Estados Unidos, pero no era algo malo. En Nigeria si quería ir a entrenar, tenía que ir porque yo quería, no tenía la obligación de estar en un equipo”

El nigeriano está aportando 9.7 puntos y 9.4 rebotes por encuentro en Liga EBA, competición en la que promedia 20 minutos por partido. Lo cierto es que Bola Olaniyan es tan solo una opción más de las tantas con las que cuenta Jesús Gutierrez. Un reparto de responsabilidades que, sin duda, constituye una de las claves para que el equipo salmantino alcance unos niveles de solidez tan altos.

Quizá te interese…

La exhibición triplista de Adrián Camino: ¡10 triples con un 91% de acierto! (Vídeo)