El FIATC Joventut de Badalona es históricamente el mejor equipo español -junto al Tuenti Móvil Estudiantes- en sacar jugadores a la élite desde sus categorías inferiores. No obstante, llegar a la mayor competición del baloncesto español no es fácil y muchos se quedan por el camino mientras que otros intentan hacerse un hueco en la élite mediante otra vía. Últimamente una forma factible para seguir progresando es la de marcharse a los Estados Unidos, donde existe la posiblidad de poder compaginar mejor lo deportivo con lo académico. Semanas atrás hablamos de los malagueños Víctor Ruíz y Francis Alonso y ahora el que sigue los pasos de éstos es el base catalán Francesc Iturria, director de juego de la ‘Penya’ en categoría junior durante la temporada 2013-14.

Nacido en la pequeña localidad catalana de Vilassar de Mar, ‘Itu’ (para sus amigos) empezó a jugar al baloncesto con apenas 3 años a los servicios del equipo de su colegio, el Maristes Valldemia. Con 12 años, después de haber deslumbrado a Cataluña con su excepcional manejo de balón, marchó hacía Badalona para jugar a los servicios del Sant Josep, equipo que ‘le sirvió de trampolín’ para con 14 años (cadete de primer año) fichar por el Club Joventut de Badalona.

El conjunto ‘verd-i-negre’ pasó a ser su segunda casa y tras dos buenas campañas en categoría cadete (con una medalla de plata incluida en el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas) marchó en calidad de cedido al Club Bàsquet Hospitalet. Aquella salida marcó «un antes y un después» en la vida de Iturria, y es que él se motivó en su primer año en categoría junior y consiguió ser una de las revelaciones de aquell curso baloncentístico en el campeonato catalán,  por lo que  regresó a la ‘Penya’ esta pasada temporada.

Siempre en la sombra del internacional español Sergi Costa (hasta hace unos meses considerado como uno de los mejores proyectos europeos de la generación del 1996), Iturria continuó con su particular crecimiento y fue «la sorpresa» de la selección española sub-18 en la primera concentración del año celebrada en las últimas navidades (2013) en Barakaldo. Causó buena impresión por tierras vascas y después de un buen NIJT de Hospitalet repitió convocatoria con el combinado nacional para estar presente en Alemania en la disputa del tradicional torneo de Männheim. España, con Manolo Aller de seleccionador, fracasó en territorio germano y regresó con un insuficiente octavo puesto. Más tarde llegó el Campeonato de España en Marín donde la ‘Penya’ cayó eliminada en octavos de final ante el FC Barcelona y a mediados de mayo, llegó el NIJT de Milán, en el que Francesc Iturria brillaría: el base de 180 cm. fue galardonado con el premio a mejor base del torneo continental y también ganó el concurso de triples. El broche a su gran año en lo personal llegó ya en época veraniega, donde después de hacer los deberes en lo académico recibió la llamada de Jota Cuspinera para jugar el Europeo sub-18 de Konya, Turquía.

En el país otomano no disfrutó de un rol importante en el equipo y era el base suplente por detrás de Francis Alonso. Jugó una media de 6.4 minutos por encuentro y obtuvo unos promedios de 2.4 puntos y 0’3 asistencias. No hay dudas a pesar de su irregular Europeo que Francesc Iturria sí tiene nivel y está capacitado para seguir creciendo en la liga Adecco Oro o Adecco Plata, por lo que una de las opciones que podían existir para el próximo curso era la de seguir cerca de casa jugando en El Prat, donde además continuaría estando vinculado a la ‘Penya’. Sin embargo, él y su entorno consideraron que lo mejor para Francesc sería jugar en un lugar que le asegurasen compaginar de la mejor manera el baloncesto con los estudios, por lo que contactaron con la especializada agencia en estos temas, AGM Sports.

Su próximo destino es Estados Unidos y su nueva casa estará en Canton, Missouri. El propio Francesc Iturria, nuevo jugador de Culver-Stockton College (NAIA I) nos atiende para contarnos como afronta esta nueva experiencia en su vida: «Llego al país norteamericano con la intención de sacarme la carrera de bioquímica, aprender el inglés y seguir jugando al baloncesto que es lo que más me gusta«.

«De esta nueva experiencia deseo seguir creciendo como jugador de baloncesto y sobre todo como persona. Estoy convencido que esta experiencia me ayudará para en un futuro próximo afrontar lo que me venga con mayor libertad», contesta el catalán cuando se le pregunta sobre como afronta su nueva vida.

Totalmente desvinculado del Club Joventut de Badalona, Francesc Iturria ha querido ‘despedirse’ de la que ha sido su casa durante tres magníficas temporadas que le han servido para ser a día de hoy uno de los proyectos más serios del baloncesto español en la generación del 1996. «Solamente puedo estar agradecido a la ‘Penya’ por todo lo que he podido aprender a lo largo de este tiempo dentro y fuera de la pista, fue magnífico. He tenido la suerte de tropezarme por el camino con grandísimos entrenadores y preparadores físicos, quienes además de ayudarme en temas deportivos también han sabido convertirme en mejor persona, inculcándome unos valores cruciales para la vida. Ojalá tengan mucha suerte todos ellos esta próxima temporada, me gustaría reencontrarme con el FIATC  Joventut de Badalona (el club de mi corazón) en un futuro próximo».

El futuro en sus manos: Francesc Iturria no dice adiós, dice «hasta luego». La carrera de bioquímica y el equipo Culver-Stockton College, de la liga NAIA I, le mantendrán ocupado durante los próximos años.