La historia es verídica. Se trata de Gustavo Ángel Tamayo, un estudiante de la Bryan College  que ganó 10.000 dólares por anotar cuatro canastas  en 40 segundos en un concurso. Lo curioso de todo es que el jugador no sabía nada de baloncesto según cuenta la noticia, no había jugado prácticamente nunca ni era un profesional de esto. La locura se instala en la pista cuando mete la última canasta. ¡Brutal!