Rebeca Cotano tiene 25 años. Sí, 25. Parece mentira cuando hablamos de su trayectoria. En la actualidad, la ala-pívot es la jugadora con más partidos (139) en la historia del Valencia Basket desde que superó el récord marcado anteriormente por Esther Díaz. Sin embargo, su historia no podría resumirse en una simple cifra. Sería injusto.

El Valencia Basket, a pesar de estar asentándose ya entre los más grandes de España, tiene una historia corta pero intensa. Tras la desaparición del Ros Casares, el club taronja decidió crear una estructura femenina. Integró en esta a los equipos de formación del Ros y creó un primer equipo que comenzó a competir en la campaña 14-15 en Primera Nacional. Lo que viene a ser la tercera división. Allí, el grupo de jugadoras reunido tenían la responsabilidad de llevar el nombre de un club tan grande… en sus inicios más prematuros. Sin focos ni excesiva afición en el humilde pabellón de la Malvarrosa. Aquel año, Rebeca Cotano ya formaba parte del equipo.

Rebeca Cotano, tercera jugadora comenzando por la izquierda en la fila superior

En esa primera campaña, el ascenso no fue posible. Sin embargo, un año más tarde, se terminaría consumando. Con una canasta repleta de emoción y tensión, Begoña Pallardó finiquitó el ascenso del Valencia Basket a Liga Femenina 2. Junto a Pallardó continuaban Leles Muñoz, Sara Saiz, Virginia Sáez, María Domenech, Irene Sotos, Esther Díaz... y, por supuesto, nuestra protagonista hoy, Rebeca Cotano. Primer ascenso en su mochila y el inicio de la etapa en Liga Femenina 2 del club.

El proceso se volvió a repetir: una primera temporada como toma de contacto en Liga Femenina 2… y, en la siguiente, ascenso a Liga Femenina. En esta ocasión, en una Fonteta abarrotada. Un contexto muy diferente al vivido tan solo dos años antes. La plantilla había sufrido ya serios cambios, pero ahí seguían Esther Díaz, Virgina Sáez, Leles Muñoz, Begoña Pallardó… y, una vez más, Rebeca Cotano. Segundo ascenso en su mochila, directa en esta ocasión a la máxima categoría del baloncesto español.

De esta manera, en cuatro temporadas, el conjunto taronja había pasado de Nacional a Liga Femenina, con un proyecto sólido basado en la igualdad. Al mirar la plantilla, ya era complicado reconocer a las jugadoras que habían formado parte del primer róster, pero ahí seguían Esther Díaz y Rebeca Cotano. Quemando etapa tras etapa. Ambas debutaron con el Valencia Basket en Liga Femenina, participaron en la primera Copa de la Reina en la historia del club y en sus primeros playoffs. Tres logros que no sorprendieron (la plantilla tenía mucho nivel), pero sí evidenciaron el buen hacer tanto del equipo como del club.

Y, para finalizar, llegamos a esta última temporada 19-20, en la que tan solo Rebeca Cotano había sobrevivido al transcurso del tiempo en un proyecto que ha ido dando pasos de gigante. De la Malvarrosa… a debutar en Eurocup. Un relato que, como cualquier otro, tiene su final y este ha llegado tras la cancelación de las competiciones. Tras 6 temporadas, Rebeca Cotano no seguirá en la Fonteta. En cualquier caso, se marcha por todo lo alto: jugadora con más partidos (139), segunda máxima anotadora del club (996), jugadora con más victorias (110) y 8ª con más rebotes (156).

Sin duda, una de esas grandes historias que nos regala el baloncesto.