Irene Garí, en la semana de su adiós del Valencia Basket, ha pasado por los micrófonos de Hoops para charlar sobre sus tres años en el club taronja, sus sueños desde la grada viendo al Ros Casares, el ascenso en la Fonteta y todo lo vivido en los últimos años. Una conversación recomendada con una jugadora que ha dejado su pequeña huella en el club de su vida.

«Me acuerdo de muchas noches, cuando no puedes dormir con 12 años y empiezas a soñar… nosotras (Irene Garí con Esther Díaz) íbamos a ver al Ros Casares de Erika de Souza, Amaya Valdemoro, Elisa Aguilar y sentadas en la grada pensábamos ‘ojalá algún día tú y yo ahí, eh…’. Ese abrazo, cada vez que lo veo, es el significado de cuando en esos momentos soñamos y luego ver que se había hecho realidad» 

«No sabía que iba a tener tanta repercusión mediática. Tuve muchísimos mensajes por Whatsapp, Instagram, Twitter, llamadas… Ha sido una semana intensa y de entrevistas. Significa mucho que a la gente le haya marcado tanto en ese sentido. Después de 3 años se cierra una etapa muy bonita»

Quizá te interesa…

Promesas, estrellas y 6.200 espectadores. El ascenso de Valencia Basket a la Liga Femenina (Vídeo)