Nelson Yengue

¿Te imaginas que un día no puedes seguir adelante con tu vida porque alguien te quita tu identidad? ¿Que durante dos años no puedas seguir estudiando tu carrera, hacer cualquier papeleo o ni siquiera tener carnet de conducir porque otra persona está utilizando tu nombre y DNI? Pues eso es lo que le pasó al camerunés Nelson Yengue, quien milita ahora en el Arha Hoteles de la Liga EBA.

Hace poco Nelson Yengue fue nombrado jugador de la semana en la Liga EBA. El camerunés del Arha Hoteles anotó 31 puntos (con un 13 de 18 en tiros de dos), capturó 9 rebotes, repartió 2 asistencias, recuperó 2 balones y recibió 6 faltas recibidas, todo para un total de 42 puntos de valoración. El alero del equipo cántabro fue esencial para la victoria la victoria del Arha Hoteles ante el Goierri Iparragirre (85-65) y mantenerse en la parte alta de la tabla.

Como se indicaba en la nota de la FEB, Nelson Yengue es un camerunés, con experiencia en LEB Plata y que está realizando unos grandes números en su primera temporada en Liga EBA: 15 puntos, 8 rebotes y 2.2 asistencias por encuentro. Con 15 años abandonó Yaounde y estudió en Estados Unidos y Canadá, antes de llegar a España.

Pero digamos que esa es solo la versión rápida de su historia. La realidad es que su viaje hasta llegar a España se hizo mucho más largo, en especial por un capítulo lamentable vivido en Canadá y que, básicamente, frenó en seco su vida. Así se lo contaba en 2018 a La Nueva España.

El camerunés, tras destacar en la high-school como jugador ya de baloncesto, siendo MVP y elegido mejor jugador defensivo de la Liga, se trasladó con 19 años a Halifax (Canadá) para iniciar los estudios universitarios, pero en su tercer año cursando la carrera de ingeniería mecánica, Nelson Yengue fue a renovar su pasaporte, recibiendo como inesperada sorpresa que su identidad había sido usurpada.

Su vida se frenó en seco. «No podía hacer nada, perdí mi estatus en Canadá, no podía ni trabajar, ni estudiar, ni siquiera jugar al baloncesto salvo en competiciones menores, no podía viajar, ni salir del país, era una persona ilegal», explica sobre lo ocurrido. Dos años de larga espera, sin encontrar una salida. Pensó y pidió que se le dejase regresar a su país ante la impotencia de no poder avanzar en ningún aspecto, pero se lo denegaron. «Llamaba a inmigración y no me arreglaban nada, me quedé en casa de mi hermano William, no tenía salida», asegura. Una experiencia que le hizo «madurar mentalmente mucho».

Tras una larga espera, todo quedó resuelto y Nelson Yengue prosiguió con los dos años que le restaban de carrera en la Universidad de Laurentian, al otro lado del país canadiense. Y allí, logró terminar con gran éxito lo que hacía más de diez años era su meta: tener una carrera universitaria. El parón no le permitió avanzar en su carrera deportiva, dos años de su vida habían sido perdidos en el anonimato.

 

Después de esos dos años en el limbo canadiense Nelson Yengue puede trabajar, jugar y seguir con su vida en España, y en el Arha Hoteles seguro que están agradecidos de que así sea.