El baloncesto australiano sigue estando en un buen estado de forma. A la mejor generación de su historia continúan sumándose nuevos nombres que ayudan a mantener su nivel, con Ben Simmons (y puede que Matisse Thybulle) uniéndose de manera definitiva a partir de los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Y hay otro nombre que viene pisando fuerte por detrás de ellos: Josh Giddey. 

A sus 17 años Josh Gidey se ha convertido en el australiano más joven en debutar con la selección de su país desde Ben Simmons (lo hizo en 2013), y lo hizo con una buena actuación en la cómoda victoria de los australianos por 115-52 contra Hong Kong en las ventanas para la Asia Cup.

Josh Giddey es un base de 2’03 metros con una excelente visión de juego y el potencial para ser elegido en la primera ronda del Draft de 2021. En su debut con la selección de Australia terminó con 11 puntos, 6 asistencias y 3 rebotes en algo menos de 13 minutos de juego. Se trataba de su primera experiencia en un partido oficial con jugadores profesionales, ya que hasta el momento únicamente ha jugado en equipos de formación.

«Una parte de mí estaba un poco nervioso», dijo Josh Giddey. «Debutar con la selección absoluta de tu país es una cosa bastante poco común para alguien de 17 años, pero también tenía muchas ganas de llegar a esto para probarme a mí mismo». 

Giddey tendrá que acostumbrarse rápidamente a jugar con profesionales. A pesar de tener ofertas de potentes universidades estadounidenses como Arizona, Baylor, Colorado, Rutgers o St. John’s, Josh Giddey ha decidido rechazarlas y jugar en la liga australiana, la NBL, a partir de la próxima temporada, cuando espera confirmarse como uno de los valores jóvenes más importantes de su país.

Hace solo unas semanas era elegido MVP del torneo de L’Hospitalet, y ahora Josh Giddey ha dado un paso más debutando con Australia.

Así juega.