Se llama Jordan McCabe y tiene sólo 15 años. En 2010 se mudó con su familia a Wisconsin, a una ciudad llamada Kakauna, y allí se está haciendo un nombre en el baloncesto. ¿Por qué? Porque es un auténtico mago del balón. Tanto como para que le empiecen a comparar con Jason Chocolate Blanco Williams.

En Estados Unidos ya es un auténtico fenómeno y su último vídeo de highlights demuestra que hace maravillas. Dribblings, manejo de balón, asistencias imposibles… dale al play y alucina con este pequeño diablo.