Corría la década de los ochenta cuando un vasco dominaba en las categorías inferiores de la ACB a los servicios de míticos equipos del baloncesto español como Caja Rioja, Club Baloncesto León, Askatuak, Juventut Alcalá y Cantabria Lobos. Hablamos de Mikel Cuadra, uno de los mejores jugadores en ataque por aquel entonces y que consiguió, incluso, vestir la elástica del Baskonia en la máxima categoría del baloncesto español (también jugó en la ahora llamada Liga Endesa con Collado Villalba). Mikel Cuadra se retiró siendo uno de los máximos anotadores de competiciones FEB y ahora, muchas temporadas después, ha llegado el turno de Jon Ander Cuadra, hijo de Mikel y actual jugador del Zornotza (Adecco Plata) que brilla en el Centro de Estudios Mikeldi de liga EBA.

Una trayectoria y vida curiosa la de Jon Ander, que empezó a jugar al baloncesto a los 9 años, pues de pequeño prefería jugar al fútbol en el patio del colegio junto a sus amigos. Empezó fuerte, en la escuela del Baskonia para siendo infantil pasar ya a la Fundación 5+11 de la entidad vitoriana donde tras dos buenas temporadas a nivel personal daba el salto al FC Barcelona, equipo que se fijó en él cuando defendía los colores de la selección vasca en el Campeonato de España de selecciones autonómicas. Del Baskonia pasaba, en apenas cuatro años jugando a baloncesto, al FC Barcelona y obviamente ingresaría en La Masía, donde crecen deportiva y académicamente las perlas del conjunto catalán.

En Barcelona podríamos decir que fue de menos a más para finalmente ir a menos y acabar abandonando la cantera del club buscando recuperar las sensaciones que había perdido. Cuando Jon Ander entró en la cantera del Barça era cadete de primer año y durante el primer curso mejoró mucho tanto táctica como técnicamente, convirtiéndose en una de las revelaciones de aquel año, que fue premiado con una llamada desde la Federación Española de Baloncesto para disputar el torneo de la Amistad (al que no acudió debido a una lesión). En su segundo año las cosas no fueron del todo bien, y es que conforme pasaban los partidos cada vez jugaba menos minutos y eso le sirvió para -tras dos años- abandonar el Barça.

Jon Ander Barça

Para su primer año en categoría junior Jon Ander había decidido probar suerte con el Club Baloncesto Valladolid, equipo que le ayudó a recuperar sensaciones y ser (todavía) mejor jugador. J.A.Cuadra atiende a KIA en Zona para recordar su paso por Pucela, y lo hace guardando buenos recuerdos y con una sonrisa: «Ir a Valladolid fue una buena decisión para mí. Compartí vestuario con nuevos compañeros que me ayudaron en recuperar la confianza que había perdido en los últimos meses por la Ciudad Condal. Mejoré en muchos aspectos del juego, como por ejemplo jugar más de cara al aro, gané rápidez en las salidas… todo oriendo a las posiciones de 3-4».

Por Pucela solamente anduvo un año, increíble. Baskonia, FC Barcelona, CB Valladolid… y terminaría su etapa de formación (categoría junior) en las Palmas de Gran Canaria a los servicios de la Canarias Basketball Academy, equipo al que llegó «con los objetivos de seguir mejorando como jugador y siendo consciente del excelente trabajo físico en el gimnasio con pesas y en la pista con la mejora técnica individual».

La CBA también le trae buenos recuerdos, pues pudo disfrutar de un torneo continental como es el NIJT de Belgrado además de otro torneo amistoso en Estados Unidos que le sirvió para disfrutar y vivir cómo es el baloncesto en la otra parte del atlántico. «El año pasado acabé notando una gran mejora, ya que entrenábamos mucho y muy duro para ello», dice el alero/ala-pívot vasco de 2.04 metros.

Jon Ander CBA

Acabada la temporada y ya descansando junto a su familia el jugador admite haber pensado en arrancar una nueva etapa más lejos de casa, concretamente en Estados Unidos para poder combinar de una excelente forma el baloncesto y los estudios: «Lo tuve en mente pero decidí que todavía no era el momento y quedándome aquí mientras tanto podría seguir madurando y mejorando mi juego», admite el mismo Jon Ander.

Y entonces el Zornotza llamó a su puerta, y qué suerte tuvo Jon Ander. Situémonos: el Zornotza es un equipo vizcaíno que compite en la liga Adecco Plata y que está vinculado al Bilbao Basket de la Liga Endesa y al Centro de Estudios Mikeldi de la liga EBA. La liga amateur sería, en principio, la liga donde crecería deportivamente esta temporada Cuadra, quien se ha convertido en una de las gratas sorpresas del inicio liguero y está rindiendo a un excelente nivel que le abre -de nuevo- las puertas a una liga más competitiva en un futuro próximo, aunque de momento podríamos decir que el hijo de Mikel, aquel alero de 1.96 metros que deslumbró por las competiciones FEB en los 80′, está en el sitio adecuado y momento idóneo de su carrera deportiva.

No tiene protagonismo con el equipo de la liga Adecco Plata pero sí con el de EBA, donde está creciendo a pasos gigantescos gracias al cuerpo técnico y compañeros de la talla de Dani Lorenzo que hacen que todo sea más llevadero para un jugador que todavía es senior de primer año. ¿Sus números? 16.8 puntos (72.7% en tiros de 2, el mejor porcentaje de la EBA y 40% en triples), 6 rebotes, 0.3 asistencias, 0.3 recuperaciones, 2.3 faltas recibidas y 16 de valoración en 29:44 minutos por partido.

Él tiene claro cuales son sus objetivos de cara al presente curso: «Espero seguir mejorando como jugador ya que tanto en Mikeldi como en Zornotza tenga dos buenos entrenadores que me empujarán y ayudarán cada día para ser mejor jugador y ganar más experiencia. Y también, sabiendo que en el Bilbao Basket, el equipo de arriba, hay un entrenador que se preocupa por la cantera y jugadores jóvenes como es Sito Alonso, quien suele a venir a vernos algún partido e incluso entrenamientos donde puede ver la evolución de los que estamos vinculados y poder contar con nosotros cuando sea necesario».

Jon Ander Cuadra ha jugado en seis equipos distintos en los últimos cinco años, lo que le convierte en un ‘veterano’ siendo senior de primer año.

ASÍ JUEGA JON ANDER CUADRA, vídeo: Canarias Basketball Academy.