Subcampeón olímpico con la selección española de baloncesto, bicampeón de la ACB, campeón de la Copa del Rey, bicampeón de Europa, campeón de la Copa Korac, campeón del Mundial de clubes… una carrera deportiva plagada de trofeos con el Real Madrid. José Luis Llorente era un base de 1.82 metros de altura que en su época resultaba ser uno de los jugadores más llamativos de la ACB.

Además de jugar para el conjunto blanco, ‘Joe’ también jugó para Zaragoza, Andorra y Fuenlabrada. Se retiró en 1997 pero ahora nuevamente el apellido Llorente vuelve a estar presente en el paronama baloncentístico español gracias a Sergio y Juan, hijos de José Luis que están causando buena impresión en la Adecco Oro y liga EBA respectivamente.

Sergio (el mayor) tiene 24 años y está jugando en la división de plata del baloncesto española a los servicios del Palma Air Europa y Juan, el pequeño, ha vuelto a las canchas tras dejarlo durante un período y lo ha hecho para liderar al filial del Movistar Estudiantes, candidato una temporada más a lograr el ascenso desde la liga española de baloncesto amateur a la Adecco Plata.

“En mi primer año senior aterricé en un equipo de gente mayor. Echaron a Luis Moreno (el entrenador) y me ví completamente fuera de lugar. Volví a jugar con los compañeros del colegio y logramos ascender de categoría, lo que resultó una sensación muy especial. Luego, la llamada de Javi Zamora me animó a fichar por el ‘Estu’. La verdad es que noto que voy a más”, comentaba el propio Juan Llorente al periodista Nacho Doria en un reportaje para la revista GIGANTES del Basket el pasado mes de diciembre.

Va a más y eso no ha pasado desapercibido para Txus Vidorreta, que desde hace semanas cuenta con Juan para los entrenamientos del primer equipo e incluso le hizo debutar el pasado 21 de diciembre (2014) en la victoria del conjunto colegial ante el FC Barcelona por 102 a 96.

Pero, ¿cómo juega Juan Llorente? Él mismo reconoció en GIGANTES del Basket (nº 1431) ser un jugador totalmente diferente a su padre. “Tiene buena mano, pero debe conseguir ser más regular. Es un tirador de rachas y creo que puede ser más constante”, señalaba su padre a Nacho Doria. No soy especialista en nada, pero me desenvuelvo en distintas facetas. Así, prefiero hacer 12 puntos, 5 asistencias y 4 rebotes que meter 20 puntos y hacer 8 de valoración. Necesito ganar en velocidad, sobre todo para defender a jugadores más bajos que yo, reconocía el propio base-escolta de 1.92 metros.

Con Javi Zamora además de haber recuperado sensaciones está explotando en liga EBA, y es junto Ander Martínez uno de los principables ‘culpables’ de que el Movistar Estudiantes ‘B’ se sitúe a estas alturas de la temporada en segunda posición con un balance de 10 victorias y solamente tres derrotas.

Sus promedios después de 13 partidos de liga son de 13,9 puntos con 49,4% en tiros de dos y 23,4% en tiros de tres, 3,8 rebotes, 4,1 asistencias, 3,4 faltas recibidas y 12,3 de valoración en 33:16 minutos por encuentro. Está yendo a más y el pasado fin de semana en Tenerife firmó su mejor actuación, la que demostraba que la mejor versión de Juan Llorente está de vuelta tras un breve parón en lo deportivo: ante el Real Club Náutico de Tenerife (entidad vinculada al Iberostar Tenerife) sumó 31 puntos (11/23 en tiros de campo), 3 rebotes, 7 asistencias y 24 de valoración. Los colegiales ganaron 61 a 68.

Ha vuelto, vuelve a disfrutar con una pelota naranja en sus manos al mismo tiempo que prioriza sus estudios: “Mi prioridad es la carrera de Periodismo y Publicidad. En el baloncesto me voy a esforzar al máximo, pero saldrá lo que tenga que salir”, aseguraba Juan en la revista GIGANTES del Basket.