Es Kenny Dobbs, posiblemente uno de los mejores matadores callejeros del mundo. Y ha hecho una auténtica animalada. Mate por encima de un tipo en llamas. Se cuelga y con el fuego quema el aro. Tremendo. Para disfrutarlo sólo tienes que darle al play.