El técnico montenegrino Dusko Ivanovic es un tipo duro. De eso no hay duda. Y en Grecia empiezan a comprobarlo. La pretemporada del Panathinaikos, su nuevo equipo, no está siendo nada fácil. En el equipo heleno ya ha habido cuatro lesiones y la plantilla está mermada.

DeMarcus Nelson, uno de los nuevos fichajes, estará dos meses de baja por un problema en el gemelo (ya lleva 15 días). El ex del Barça Mavrokefalidis se lesionó el cuádriceps y otros dos jugadores, Antonis Fotsis y A.J. Slaughter, también han tenido fuertes sobrecargas.

Por culpa de estas lesiones el Panathinaikos tuvo que convocar a jugadores del filial para disputar un torneo amistoso en Lituania. Ahora tienen por delante dos retos: la Gomelsky Cup y un partido el 7 de octubre ante el Olympiacos… en el OAKA y a puerta cerrada. Por si fuera poco, Vladimir Jankovic también ha estado enfermo y ha tenido que parar. Muchas bajas que se acumulan en el equipo griego y que complican el panorama de Dusko Ivanovic.

Por si fuera poco, lo que se suponía iba a ser una buena noticia… ha terminado por no serlo. El Panathinaikos había contactado con el alero estadounidense Julian Wright, con pasado NBA, para tener al jugador a prueba y ayudar a resolver el escenario. Sin embargo, este mismo lunes Wright se ha sometido a reconocimiento médico en Atenas pero sin pasarlo con éxito. Es decir, la teórica ayuda que llegaba en camino tampoco podrá hacerse efectiva. Mar revuelto en el inicio de curso para el conjunto entrenado por Dusko Ivanovic.

Julian Wright, a su llegada a Atenas (fotos Sport24.gr)

 

Julian2

Julian3