El pequeño de la saga Antetokounmpo no quiere esperar más, y parece que dará el salto a profesional. Alex Antetokounmpo tiene la intención de saltarse la NCAA (tenía ofertas de un par de universidades) para firmar con algún equipo europeo y prepararse aquí para dar el salto al draft.

Su apellido rápidamente llama la atención, pero lo cierto es que Alex Antetokounmpo ha estado lejos de ser considerado uno de los jugadores de instituto más codiciados. Hasta ahora ha jugado en el Dominican High School, situado en Milwaukee, para estar cerca de sus hermano Giannis y Thanasis. El tercer hermano en cuestión, Kostas, ha pasado la última temporada en Los Angeles. Con mayor o menor éxito (mucho mayor el de Giannis y mucho menor el del resto) los tres primeros Antetokounmpos están haciendo carrera en Estados Unidos, y la intención de Alex Antetokounmpo es terminar dando el salto también.

«Estoy examinando mis opciones, tengo un par de ofertas en Estados Unidos, pero he decidido jugar en Europa,» explicaba Alex Antetokounmpo a Eurohoops. «Quiero convertirme en profesional lo antes posible. Yo he nacido y crecido en Europa, conozco el baloncesto europeo y lo mejor para mí sería firmar un contrato con un equipo europeo. Entrenar y competir contra jugadores formados, experimentar una competición dura, la presión, y así creceré en todos los niveles.» 

Del propio Alex hablaba hace unos meses Giannis, que confirmaba que tiene esa mentalidad «asesina» que para él es clave en el siguiente nivel. Y esta mejoría está llegando a raíz de una anécdota que el propio Giannis contó: tras una mala actuación de su hermano, se lo llevó primero al pabellón y después a su casa. Y confiesa que salieron del pabellón muy tarde.

«Fui a ver el partido esa noche. No me importa cuántos puntos meta. Lo que me importa es que tenga ese ‘ojo del tigre’, esa pasión y ese fuego dentro de él. Creo que en ese partido no lo tuvo, así que me dije. ‘Vale, voy a hacer que tengas hambre».

Así que Giannis cogió a su hermano pequeño y se lo llevó al pabellón. Varias horas de ejercicios y pesas. «Era el día antes de que jugásemos ante Detroit. Y él pensó: «no me va a tener aquí toda la noche, tiene partido mañana». Me da igual eso. Ya me apañaré. Lo que me importa es que mi hermano mejore», contó Giannis al Milwaukee Sentinel.