Se llama Shemar Morrow y es uno de los últimos fenómenos adolescentes de Estados Unidos. Tiene 12 años, mide 1.88m. y algunos ya le consideran el heredero de LeBron James. Las comparaciones con King James son inevitables: es un portento físico y viene de Akron, Ohio, el mismo lugar donde nació la estrella de los Miami Heat.

Este fin de semana Shemar Morrow fue protagonista porque en un partido anotó 53 puntazos… y dejó este mate sensacional. La reacción de los entrenadores y los rivales es lógica. Se quedan boquiabiertos ante lo que acaban de ver. Para colmo, le pitan técnica por quedarse colgado del aro. Una pasada de chaval.